martes, 22 de marzo de 2016

CÓMO DEFENDERSE DE UN CHISMOSO


Todos tenemos en nuestro entorno algún conocido o amigo/a chismoso/a (en Chile, copuchento; en Argentina, coventillero; en Venezuela, sapo; en México, argüendero). Si hay algo que caracteriza a estas personas, es que son especialistas en hurgar en el cubo de la basura de los demás. Buscan sin piedad información que más tarde utilizarán con indiscreción y conspiración. Son personas que disfrutan con la crítica y la hipocresía; con propagar  basura ajena cierta a veces, e inventada o adornada otras, como si de un experto guionista se tratara. Su ansia divulgatoria no tiene límites; ni siquiera es consciente del daño que hace a los demás y a sí mismo/a.


 En realidad se trata de personas inseguras que proyectan sus carencias con este comportamiento. Es su manera de liberar represiones y compensar frustraciones propias. Piensa que de esta forma obtendrá reconocimiento social.
Con  frases como estas:
  • No me gusta hablar mal de nadie, pero....
  • A que no sabes con quién se acuesta fulanita?...
  • Cuando te cuente, no te lo vas a creer!...
  • No se lo cuentes a nadie, sólo te lo cuento a ti...
el chismoso garantiza la escucha y crea expectativa para su único y ruin objetivo: Sembrar aguas fecales y cuanto más mejor...

COMO DEFENDERNOS DE UN CHISMOSO

  •  Lo primero que debemos tener presente cuando estamos con este tipo de personas es que son muy peligrosos a pesar de mostrarse amables. 
  • Siempre intentará hacerte pensar que eres la única persona a la que confía su información pero no te fíes ni bajes la guardia. 
  • Evita entrar en su juego pues, toda la información que al respecto le confíes sobre ti mism@ u otras personas, ten por seguro que la utilizará, manipulará y tergiversará propagándola a todo el mundo sin ningún tipo de prejuicio.
  • Evita en todo lo posible el trato con el/la chismoso/a de lo contrario, envenenará tus amistades o lo que es peor, puede provocarte graves problemas en tu lugar de trabajo.
  • Si no pudieses marcar distancia, no bajes la guardia. Procura estar pendiente de sus preguntas "inocentes" y "capciosas" para sacarte información. Desvía la conversación a cosas irrelevantes como el tiempo, la televisión etc.
  • Si comienza a malmeter o a hacer confesiones de otros amigos o compañeros de trabajo, sé direct@ y dile: "Espera un momento, voy a llamar a esta persona para que digas delante suya lo que me estás contando de ella". Será una buena estrategia para dejarle muy claro no sólo que no te gustan los chismes ni criticar, sino que también lo dejarás en evidencia. Lo más probable es que no intente nunca más involucrarte en su juego