jueves, 3 de marzo de 2016

YO TAMBIÉN SOY ZURDO/A


No cabe duda  que vivimos en un mundo pensado para personas diestras. Aunque cada vez más existen "artículos para zurdos", lo cierto es que nuestro sistema no está adaptado para ellos. 
Imaginemos  el inconveniente que supone para un niño zurdo tener que escribir durante toda la jornada escolar, en un pupitre con tabla lateral posicionada a su derecha y la consiguiente incomodidad de tener que realizar una postura más que difícil a la par que perjudicial para su columna.
Hasta el siglo XX a los zurdos se les  ataba la mano izquierda para obligarlos a usar la derecha. Inclusive, muchas veces, no eran aceptados en las escuelas. 



La zurdera se consideraba como un trastorno o vicio que se adquiría en la infancia. Una auténtica estigmatización cultural que para corregirla, se educaba al niño a utilizar la mano derecha en las actividades principales como escribir o comer, llegando incluso al castigo.Muchas veces con este sistema se conseguía el efecto contrario en el niño, el cual desarrollaba otros trastornos como dislexia, tics nerviosos, tartamudez.



Afortunadamente, esta actitud fue cambiando por una más flexible, de adaptación e integración  haciéndoles la vida más fácil. Estas absurdas creencias se rompieron para dar paso a la idea de que todas las personas somos ambidextros potencialmente, por lo que lo correcto entonces fue, educar a ambas partes del cuerpo por igual. Las experiencias que se llevaron a cabo siguiendo esta teoría, no fueron exitosas. Los niños que fueron educados para utilizar ambas manos por igual alcanzaron una habilidad inferior con cualquiera de las manos a la que mostraba un niño en su mano dominante y educado teniendo en cuenta su dominancia lateral.
Por tanto, la lateralización es un proceso necesario en el desarrollo psicomotor de una persona. Es importante que el niño al rededor de los 4 años haya definido su lateralidad para su óptimo desarrollo. Ahora bien, ¿se debe respetar la tendencia de un niño que utiliza la mano izquierda? SÍ. Se debe respetar la tendencia del niño a ser zurdo siempre y cuando tenga definida su lateralidad claramente, aunque esto no implica el subestimar el lado no dominante, ya que si uno de los lados lleva la iniciativa, el otro le complementará funcionalmente.
También existen personas  con lateralidad cruzada y ambidextras que utilizan ambas manos según realicen una actividad u otra. Así encontramos casos de personas que utilizan la mano derecha para escribir y sin embargo comen con la izquierda.
La experiencia demuestra que que no existen ambidextros perfectos. Las personas que son hábiles con ambas manos siempre presentarán un lateralidad, aunque sea muy sutil.
Por tanto, será importante que a los niños que entorno a los 4 años, muestren una desorganización clara de lateralidad sin definir, se les ayude a elegir un lado del cuerpo con el que manifestarse (partiendo de la premisa de que es más ventajoso optar por la vía práctica y educarle por el lado derecho). De esta manera le evitaremos el desarrollo de otro tipo de trastornos que dificulten su aprendizaje.

CARACTERÍSTICAS DE LOS ZURDOS
Tienden a ser personas creativas, expresivas, intuitivas, alegres, sociables, participativos, se esfuerzan en su trabajo, seguros de sí mismos; son responsables, ordenados y  autónomos. Gustan de la música y  el arte en general.
Los zurdos también son, generalmente, mejores en la percepción y el pensamiento tridimensional, generando, por ejemplo, más arquitectos zurdos de lo normal.
Son también bastante buenos en la mayoría de los deportes de pelota por una mayor coordinación entre mano y visión.
Suelen ser considerados más sensibles e imaginativos, porque el hemisferio derecho domina  las funciones emocionales.



Suelen tener de pequeños en la escuela, problemas espaciales al escribir, molestias motoras, molestias posturales o emocionales, eventuales y posibles distorsiones en el lenguaje.

En la inmensa mayoría de los diestros el lenguaje lo controla el hemisferio cerebral izquierdo (llamado hemisferio dominante por ser el que controla la mano derecha dominante), mientras que el hemisferio derecho se especializa en la memoria visual y en los procesos de razonamiento espacial. En los zurdos el proceso de su organización cerebral es variable: parece ser que del 65%  controla el lenguaje con el hemisferio cerebral izquierdo, como los diestros, pero el otro 35%, controla el lenguaje con el hemisferio derecho. En algunos zurdos, ambos hemisferios son capaces de controlar el lenguaje.

TEST PARA CONOCER CUAL ES TU GRADO DE LATERALIDAD: 

Haz estas fáciles pruebas y observa qué lado domina más sobre el otro
  1. Enrolla una hoja de papel hasta darle forma de catalejo y mira a través de él. El ojo por el que has mirado es el de más dominancia
  2. Guiña un ojo. El ojo que dejas abierto define tu lateralidad
  3. Toma una pelota y hazla botar en el suelo varias veces. La mano con la que dominas la pelota es la que define tu dominio lateral
  4. Aplaude y observa que siempre es una de las manos la que golpea sobre la otra, lo que te define la dominancia en este caso
  5. Con la pelota en el suelo chútala con el pie como si fueras a colar un gol. La pierna con la que golpeas te define la lateralidad delos miembros inferiores
  6. Pisa imaginariamente algo que quisieras aplastar en el suelo. El pie que utilizas te define tu dominio lateral en esta ocasión
OTROS ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR:
Cómo Identificar una depresión





Publicado por: Luz Plena, Educadora Social