sábado, 23 de abril de 2016

ENCUENTRA TU DON

Todos hemos nacido con un destino por el que dar sentido a nuestra vida pero, es labor de cada persona el encontrarlo y hacerlo realidad. Conforme a nuestras potencialidades y capacidades, la vida nos dará una ocupación o profesión. Pero somos nosotros/as con tenacidad y esfuerzo los que debemos encontrarlo poniendo toda nuestra voluntad e insistiendo hasta la terquedad. Nuestra vida no estará completa si no encontramos aquello para lo que hemos nacido.

encuentra tu don




Para encontrar nuestro don, será necesario estar atentos a nosotros mismos/as. Conectar con nuestras motivaciones, repasar experiencias ya vividas  que nos aportan pistas  e indicios valiosos sobre el camino que podemos seguir o no. Y sobre todo tendremos que arriesgar, probar y apostar por experiencias y nuevas alternativas; pues es la práctica la que nos dará la confirmación o no, de si estamos en el camino correcto.
Encuentra tu Don

Muchas veces ocurre que sabemos el camino que debemos tomar, pero el miedo nos paraliza para emprenderlo. Buscamos excusas que nos justifican ante el fracaso  restando tanta energía vital, como la que se gastaría en buscar la autorrealización.
Tenemos que descubrir nuestras habilidades o lo que se nos da bien.  Buscar nuestra vocación, aquello que amamos hacer en la vida sobre todas las cosas. Todos lo tenemos:

encuentra tu don

¿Y por dónde empezamos a buscar? ¿Cómo descubrir aquello para lo que estamos destinados?
  1. Fundamental tener una actitud de apertura y compromiso personal que nos de la iniciativa respecto a vivir experiencias y conocer personas que nos pueden dar las pistas. Muchas veces pueden pasar desapercibidas y tendremos que estar atentos/as.
  2. Recuerda qué es lo que querías ser de niño/a cuando te hicieses mayor.
  3. Retrocede en el tiempo hacia etapas anteriores de tu vida y analiza aquellas cosas que has hecho y con las que te has sentido a gusto y especial: escribir, ayudar a otros, aprender idiomas, cocinar, teatro...



  4. Pregunta a tus padres, familiares, amigos que te conocen bien; cuáles son los aspectos de tu persona que más sobresalen. Ellos te aportarán una información muy valiosa y objetiva.
  5. Cuando hemos encontrado lo que verdaderamente nos gusta, nuestro don especial, hemos de asumirlo. Una vez que lo tienes localizado, imagínate en esa situación y actuando como tal. Observa como te sientes, si hay ilusión, motivación, si es tu razón de vivir.
  6. Actuar en función de ese don para conseguirlo: una carrera, una ocupación, un oficio... esto aumentará tu autoestima. Si estamos acertados al llevarlo a la acción, lo sentiremos íntimamente y si no lo estamos, también la identificaremos con claridad. Probar cosas y seguir probando con perseverancia y voluntad para luchar, buscar y no ceder, hasta sentir que hemos encontrado lo que buscábamos. 
Terminamos con un poema del poeta americano Douglas Malloch, que contiene un mensaje al respecto que te aconsejamos leas con mucha mucha atención... es maravilloso!!





Publicado por: M.C. de la Rosa, Educadora Social