sábado, 16 de abril de 2016

¿Tienes pensamientos dicotómicos?

Cuando tenemos pensamientos extremistas los psicólogos lo denominan: "tener pensamientos dicotómicos". Esto significa ver las cosas desde un punto de vista extremo, sin matices, con tendencia a la clasificación. Es una manera de pensar rígida con expresiones como: "no sirvo para nada","nunca me escuchas","siempre estás mintiendo","todo lo que digo te molesta" etc.







Pensar en términos de "jamás", "nunca", "todo", "siempre"... no es objetivo; genera que nos sintamos mal con nosotros mismos y puede llegar a ocasionar problemas con los demás. Colocar etiquetas y encasillar se percibe por parte de quien lo escucha, como una acusación o  reproche molesto.
Por ejemplo; si le decimos a nuestra pareja: "nunca me escuchas", estamos dando rotundidad y generalizando una afirmación que en realidad es algo puntual u ocasional dentro de una circunstancia específica. Es mucho más acertado y "sano" decir: "a veces" o "en ocasiones" que "nunca" o "siempre".
A veces tendemos a realizar afirmaciones de este tipo sin ser conscientes de que las cosas no son ni negras ni blancas. Nada es absoluto, por tanto debemos desterrar de nuestro pensamiento términos extremos. Las personas no somos felices o tristes, cariñosas o ariscas, valientes o cobardes, inteligentes o torpes; sino que existe una gran gama  de colores y tonalidades de un término a otro.

TODOS TENEMOS UN POCO DE TODO. SOMOS DEMASIADO COMPLEJOS PARA REDUCIRNOS A JUICIOS Y ETIQUETAS SIMPLISTAS


Por eso si eres de los/as que tiende a pensar de manera dicotómica, intenta  pensar en términos de porcentaje; es decir, pregúntate: ¿en qué porcentaje esta persona es una persona triste? De esta manera puede que en un 80% del tiempo esa persona es una persona  felíz y en un 20% se muestra triste. Lo que obtenemos es una respuesta  más relativa, flexible y no encasilla a la persona. 
NO OLVIDES QUE LAS COSAS, LOS COMPORTAMIENTOS, LAS ACTITUDES Y LAS ACCIONES ADMITEN MATICES QUE LES QUITAN RIGIDEZ

OTROS ARTÍCULOS DE INTERÉS:
Publicado por: Luz Plena,  Educadora Social