miércoles, 15 de marzo de 2017

Escucha a tu Síntoma

El nuevo paradigma de la medicina  alternativa establece una variable fundamental en lo que concierne a la aparición de un síntoma o de una enfermedad. Para la llamada medicina clásica, los síntomas y las enfermedades son efectos de causas externas al organismo. Un virus, una bacteria son ejemplos de esa causa externa.



Desde lo alternativo, entendiendo alternativo como concepción, como punto de vista diferente, el síntoma y la enfermedad son procesos generados desde el interior del organismo con un propósito, con una finalidad determinada. En la Teoría de Sistemas se llaman sistemas teleológicos a los sistemas orientados a un fin.




Cuentan que Milton Erickson, el psicoterapéuta americano, tras escuchar largo tiempo las preocupaciones y problemas familiares de una paciente con eczema crónico, dijo:
-“Me parace que tienes muchas emociones y poco eczema”.

La mujer se enfadó tanto que abandonó el despacho, pero días después le llamó para decirle que el eczema estaba desapareciendo. Lo que Erickson consiguió fue que la paciente tomase consciencia de los motivos inconscientes de su enfermedad. Tal vez el propósito del eczema para ella fuese poner de manifiesto la necesidad de expresar sus emociones, de aceptarlas y de actuar en consecuencia.

Los síntomas son la llamada de nuestro organismo para tomar consciencia de una necesidad. Su propósito es revelar lo que está oculto en nuestro inconsciente. Somos seres capaces de elaborar las más hermosas metáforas, reflejo de la capacidad creativa que se esconde en nuestro cerebro. Revelar el sentido metafórico del síntoma es una tarear creativa y divertida. Creativa porque debe ir más alla de la razón,más allá de lo aprendido, para desde el territorio de lo subjetivo captar el sentido. Y divertido porque es la actitud lúdica la que debe guiar el trabajo con los síntomas. Buscar sin buscar. Jugar sin espectativas. Como niños.

Tratar de entrar en resonancia con el síntoma, revelar su significado, su finalidad, puede ser una herramienta fundamental en el proceso terapéutico. ¿Que me quiere decir? ¿Para que me sirve? ¿De qué me protege? ¿Qué puedo hacer para solucionarlo? ¿Qué puedo aprender?





Pueden ser imagenes o sensaciones subjetivas las que aparecen como respuestas, o tal vez sean creencias equivocadas sobre nosotros mismos lo que necesita salir a la luz. La toma de consciencia lleva siempre a la desaparición de los síntomas, el maestro desaparece cuando aprendemos la lección.