lunes, 8 de octubre de 2018

Origen emocional de la diabetes


La diabetes es una enfermedad del páncreas, una de las glándulas más importantes y con múltiples funciones en nuestro cuerpo. Una de ellas es producir insulina, la hormona necesaria para mantener una concentración normal de glucosa en la sangre.  La diabetes es consecuencia de una deficiencia en la función endocrina del páncreas: déficit de insulina, resistencia a la acción de la insulina o también algunos tipos de obesidad.







El páncreas está ligado al centro energético del plexo solar. Todos los problemas en esta glándula indican generalmente que existe un desequilibrio a nivel emocional de la persona
Este centro energético administra nuestras emociones, deseos y nuestra mente. 

Las personas que padecen diabetes se caracterizan por: 

  • Ser especialmente emotivas 
  • Suelen tener muchos deseos, no sólo para ellos sino también para la gente que aman. Quieren lo mejor para todos/as y que el universo colme de bien a sus seres queridos. Sin embargo, pueden "molestarse"  cuando alguien tiene más que ello/as.
  • Esa alteración de azúcar emocionalmente nos está hablando del amor, de la  ternura, de los  afectos. Es una carencia de la seguridad que nos da el  amor. A causa de esas heridas anteriores, es por lo que tienes esa necesidad de controlar tu entorno y a la gente que te rodea.  
  • Son personas  por lo general,  muy serviciales, pero con demasiadas expectativas que desea cumplir y que  se ven frustradas fácilmente si no se ven alcanzadas. 

  • Todos estos deseos generan en estas personas un nivel de desgaste físico, psíquico y emocional debido a la búsqueda intensa de cumplir estos deseos. 
  • ¿Por qué tienen esta necesidad de satisfacer estos deseos y los de los demás? Porque en el fondo, ocultan una pena interior que proviene generalmente de una carencia y deseo de recibir  ternura porque nunca  ha sido satisfecho.

Por tanto, escucha a tus síntomas. Si sufres esta enfermedad, tu cuerpo te está pidiendo a gritos que:
  • Te sueltes. Que no intentes controlarlo todo. Deja que sea el tiempo el que marque los ritmos y las cosas sucedan como y cuando deban suceder. 
  • Desapegate de "lo que pudo haber sido"... Suéltalo!!! eso ya pasó, no pasa nada si no lo conseguiste. Si no fue, es porque debía ser así... Acepta!!



  • Deja de sentirte como el salvador/a  de los problemas ajenos. Deja que los demás alcancen su felicidad por si mismos. Cada persona tenemos nuestros deseos, circunstancias y niveles de  consciencia diferentes que deben ser gestionados por cada cual. 
  • Delega. Eres el tipo de persona que gestiona muy bien lo que quiere conseguir y lo  logra, pero los demás no necesariamente necesitan o desean las mismas cosas ni en la misma medida que lo necesitas  tú. 

  • Estate en el aquí y ahora, disfruta de tu presente, en lugar de  tener tu mente maquinando en el futuro.
  • Se consciente de que esa necesidad que tienes de satisfacer los deseos de los demás, en  realidad, son tus deseos y la necesidad que tienes de llenar ese vacío interior. Con esta toma de consciencia tu nivel de frustración también será menor.


¿Y en los niños/as? ¿Por qué se manifiesta la diabetes en los niños/as? Por la misma razón,  cuando estos no se sienten suficientemente reconocidos. Esa tristeza les ocasiona un vacío interior que busca una compensación. De este modo su cuerpo intenta llamar la atención de los mayores.
Si eres un  niño o niña diabético/a, es momento de que dejes de creer que eres el hijo/a perdido/a de la familia. Eres tú quien debe encontrar tu lugar.



Os proponemos hacer esta afirmación diaria para la diabetes: