sábado, 18 de enero de 2020

Nuestro reloj interno depende de la hora de nacimiento

Te vas a la cama temprano? ¿Te levantas tarde en la mañana? ¿A qué hora del día te sientes cansado o con poca energía? Nuestro reloj interno, nuestro biorritmo, depende de la hora de nacimiento.


¿ERES BÚHO O ALONDRA?


  • BÚHO O NOCTÁMBULO

Los nacidos durante el día generalmente se levantan tarde y por la mañana tienen un ritmo más lento. Le encanta prepararse y desayunar con calma. en cambio por la tarde es muy activo, trabaja o estudia hasta la noche. Entonces, todavía tiene mucha energía para hacer ejercicio y salir con amigos. A la medianoche todavía está en forma: navega por Internet, escucha música, lee, disfruta de una película, etc. Quiero decir, ve a la cama tarde.

  • ALONDRA O MAÑANERO





Quien nace de noche suele estar muy activo durante la mañana: se levanta temprano, hace deporte, revisa el correo, etc. Antes de irse a trabajar, ella desayuna y termina de organizar la agenda. Es muy productivo hasta media tarde, después del trabajo o estudio, prefiere actividades relajantes, como caminar o hacer yoga. La noche habitual está muy cansada: mira un poco la televisión o lee un libro. Va a la cama temprano.


Otras diferencias entre madrugadores y noctámbulos

En realidad, tanto los madrugadores como los noctámbulos tienen sus fortalezas y debilidades. No son uno mejor que el otro, sino simplemente diferentes. Veamos las principales diferencias juntos.

1. Las alondras son perfeccionistas, los búhos son ambiciosos

Según un estudio realizado por la Universidad de Barcelona, los madrugadores tienden a ser más persistentes y menos propensos a experimentar "cansancio, frustración y dificultad". Los noctámbulos, por el contrario, tienen más probabilidades de disfrutar de "extravagancia, impulsividad y búsqueda de novedades". Mientras que las alondras buscan un estilo de vida estable, los noctámbulos buscan la aventura.

2. Las alondras se despiertan con una sonrisa, los búhos fruncen el ceño

Los noctámbulos tienen más probabilidades de presionar el botón de repetición varias veces antes de levantarse por la mañana. Y cuando tienen que levantarse al final, a menudo lo hacen de mala gana. Los mañaneros dan la bienvenida al sol con una sonrisa, para ellos las mañanas son deliciosas con o sin café. Por el contrario, los noctámbulos son más positivos y eufóricos después de las 6 de la tarde.

3. Los madrugadores son proactivos, los noctámbulos son más inteligentes

El éxito no está necesariamente conectado a la inteligencia. En un estudio con 420 participantes, algunos investigadores proporcionaron inteligencia matemática y pruebas de comprensión de texto para evaluar la efectividad de la memoria de trabajo y la velocidad de procesamiento. Los resultados mostraron que los noctámbulos se desempeñan mejor. Obviamente, esto no los hace más propensos al éxito. Como se entiende fácilmente, los madrugadores tienen la gran ventaja de estar operativos durante el día, durante el cual se realizan la mayoría de las actividades humanas, incluido el comercio.




4. Los madrugadores aman el té, los noctámbulos aman el alcohol

Es probable que las alondras consuman más té que los noctámbulos. ¿Pero el café? Aquí está la parte interesante. Según otro estudio con 537 participantes, los noctámbulos tienen más probabilidades de consumir cafeína (café y refresco de cola), alcohol y nicotina. La última cifra aparentemente está relacionada con el hecho de que los noctámbulos tienen más probabilidades de encontrarse en situaciones en las que el consumo de alcohol y tabaco es común.

5. Las alondras son creativas por la tarde, noctámbulos durante el día

No, no hay error tipográfico! Según un estudio, los noctámbulos y los madrugadores son más creativos durante sus "horas libres". En un estudio realizado por Mareike Wieth y Rose Zacks en 2011, los participantes (noctámbulos y madrugadores) tuvieron que resolver problemas analíticos y de intuición. Si bien los problemas analíticos se resolvieron con éxito durante la parte favorita del día, los problemas de intuición que requerían un pensamiento creativo se resolvieron mejor durante las horas en que es menos productivo en promedio.

6. Los madrugadores son en promedio mayores, los noctámbulos son más jóvenes

Obviamente, esto no significa que ser un ave nocturna te mantenga joven, sino que nuestro ciclo de sueño depende de la edad. Es más probable que las personas mayores sean madrugadores, mientras que los jóvenes tienden a disfrutar de su cama por la mañana. Se trata de ritmos de sueño / vigilia y reloj circadiano.

7. Las alondras prefieren el desayuno y los búhos la cena.

Nuestras horas favoritas influyen no solo en el estado de ánimo, la elección de los estimulantes y la forma en que tendemos a trabajar, sino también en nuestras elecciones en términos de alimentos. Mientras los madrugadores se levantan temprano para disfrutar tranquilamente del desayuno y el periódico, los noctámbulos tienden a saltarse el desayuno y usan los últimos minutos antes del trabajo para vestirse y correr a la oficina. Otro estudio reveló que los búhos son más propensos a comer con menos frecuencia pero en grandes cantidades, especialmente en las horas de la tarde. Característica que hace que estas personas sean más propensas a la obesidad, altos niveles de estrés e incluso apneas del sueño.

¿Y tú qué eres: búhos o alondras? Cuéntanoslo!!!


viernes, 10 de enero de 2020

El amor crece donde la confianza descansa


El conocido escritor británico Richard Templar, autor de varios bestsellers sobre autoayuda y desarrollo personal, nos propone estas 12 reglas para la vida en pareja en su libro “Las reglas de la vida” el cual, recomendamos. Aunque obvias y sencillas, quizás sea esencial volver la mirada a lo más esencial en un mundo cada vez más efímero, pleno de información y velocidad .

Cuando buscamos nuestro equilibrio en cosas que están fuera de nuestro alcance, en objetivos alejados de nuestra situación real, malgastamos las oportunidades reales de tener una vida en pareja sana. Cuando nos asimos a lo que tenemos dentro de nosotros, y buscamos las respuestas allí, es posible que encontremos más recursos de los que imaginamos.







Veamos cada una de esas 12 reglas:

1. Acepta las diferencias, aprovecha lo que tienes en común

Una pareja es un equipo formado por dos personas. Lo común suma, pero lo diferente también. En todos los equipos cada miembro aporta y enriquece el conjunto. ¿Por qué la pareja iba a ser diferente? En tu pareja cada uno aporta una visión personal, y ambos aprendéis además las cualidades del otro y las ponéis en marcha en los momentos en los que cada uno puede aportar más.

2. Concede a tu compañero o compañera espacio para que sean ellos mismos

A menudo nos enamoramos de las personas porque son independientes, enérgicas y desenvueltas. Una vez que están con nosotros tendemos a cortarles las alas. Necesitamos dar ese espacio en el que el otro se sienta libre de ser y hacer como lo haría sin nosotros. Es más saludable y dará más fuerza a nuestros sentimientos.

3. Sé amable

Da igual el tiempo que llevas con alguien, regresa a este punto siempre, porque es esencial. No pierdas nunca las maneras. Di gracias, por favor, como lo decías al principio. Interésate por tu pareja, sus proyectos y tómate siempre tiempo para centrarte en sus necesidades y deseos. Para escuchar.

4. ¿Que quieres hacer qué?

Estate preparado para que él o ella sea independiente, fuerte, que esté en el mundo cuando se separe de ti. Que desarrolle todo su potencial y viva sus sueños.

5. Podemos decir lo siento y conservar nuestra dignidad y respeto

Lo siento, como antesala al conflicto. Aprende a encontrar tu parte de culpa en un problema para tratar de llegar a la conversación que enriquece vuestra relación.

6. Busca cosas que complacen a tu pareja y ofréceselas

Pueden ser cosas sencillas o algo increíble que no se espere. Es una manera fantástica de llevar tu relación a ese punto loco y personal donde la aventura está presente.

7. Reconoce cuándo tienes que escuchar y cuándo tienes que hablar

Saber cuándo hablar y cuándo escuchar es una habilidad extraordinariamente útil para desarrollar. Saber cuándo ofrecer un té, amabilidad, una caja de herramientas, coger las manos… no importa qué. Estarás en el sendero…

8. Siente pasión por tu vida en común

Todas las relaciones pasan por puntos álgidos y depresiones. No se trata de una impostura o de forzar nada, simplemente sé consciente de que dedicas parte de tu vida a la felicidad de otra persona y eso requiere fortaleza, pasión, rumbo, entusiasmo y compromiso.

9. No dejes de comunicarte con tu pareja

Hay que hablar. Cuando se plantea un problema es hablar lo que nos va a sacar del mismo. Cuando estamos bien, es lo que va a dar a nuestra relación las bases de la confianza. Cuando dejas de hacerlo, es que quizá algo anda mal. Hablar ayuda a resolver problemas, el silencio en general solo los amplifica. Hablar te permite darte cuenta del gran aliado que puede ser tu pareja en tu vida.





10. Trata a tu pareja mejor que a tu mejor amigo

Tu pareja es, al mismo tiempo, amante, amigo e idealmente el mejor amigo. No interfieras en sus asuntos, respeta su espacio y privacidad, porque es un adulto independiente.

11. Comprueba que compartís las mismas metas

Es bueno comprobar que ambos estáis en el mismo camino y compartís un mismo mapa. Hay que diferenciar entre metas y sueños. Las metas son aspiraciones compartidas que necesitáis los dos. Es fundamental tener ese mapa común por el que caminar con una dirección.

12. Respeta la privacidad

Si tienes la necesidad de inmiscuirte en la privacidad de otra persona, tienes que contemplarte detenidamente a ti mismo y descubrir el porqué. La verdad puede ser difícil de aceptar, pero tienes que saberla.


jueves, 2 de enero de 2020

Cuanto más luchas contra algo, más presencia y poder tendrá en tu vida


Las leyes del universo no discriminan, no diferencian. Les da igual si te centras en algo que te favorece o en algo que te perjudica. Cualquier cosa en la que te concentres el tiempo suficiente, acaba tomando forma y manifestándose en tu vida.

Muchas personas creen que luchar contra algo lo debilita sin saber que esa actitud provoca justo el efecto contrario. Cuanto más luchas contra algo, más presencia y poder le estás dando. Aquello en lo que concentras tu energía se hace cada vez más fuerte. Sabiendo esto, resulta obvio que sale más a cuenta focalizarse en las soluciones que en los problemas.





Si te preocupan tu economía, por ejemplo, en vez de pensar en cuanto dinero te falta, céntrate en los beneficios de tenerlo. En cómo podrías disfrutar de él. A dónde irías, qué comprarías, con quién lo compartirías. Alégrate por toda la gente que lo posee. Deja de condenar la riqueza y recuerda que cualquier sentimiento negativo que albergues sobre el dinero lo estará alejando de tu vida, porque al centrarte en la escasez hará que venga más de lo mismo y la escasez encuentre nuevas vías para seguir manifestándose.

Si quieres encontrar el amor, lo mismo, deja de pensar en que no te gusta estar solo y evita regodearte en tu mala suerte. Deja de sentir rabia o envidia cuando ves que una amiga ha encontrado una pareja estupenda. Esos sentimientos negativos harán que tu deseo se aleje y tardes en encontrar a alguien que merezca la pena. Aprende a apreciar el amor en todas sus facetas. Cuando veas a un matrimonio feliz por la calle, reconoce que hay amor para todos, tú también puedes encontrarlo. Piensa en cómo te sentirías con la persona ideal a tu lado. Y sueña...



Soñar despierto es el mejor modo de atraer lo que quieres a tu vida. Recuerda que allí donde pones tu atención, está tu creación. Lo que enfocas con tu cámara mental, acaba saliendo en tu fotografía.

sábado, 21 de diciembre de 2019

No hay edad para dejar de estudiar ni para dejar de sentir curiosidad

Maravillosa entrevista a Ramiro Giménez Cara, de 96 años y alumno senior de la UNED de Tudela (Navarra)

Habla cinco idiomas: castellano, italiano, inglés, francés y catalán. Actualmente, asiste a clases de alemán. Es estudiante habitual de los cursos de Extensión Universitaria de la UNED de Tudela donde, desde el 21 de noviembre 2008, ha realizado un total de 36 actividades. Dedica parte de su tiempo al voluntariado en Cruz Roja como profesor de castellano. Tiene tres hijas, un hijo, tres nietos, cinco nietas y dos bisnietas. Estudió Literatura italiana y Derecho en Madrid. Él es Ramiro Giménez Cara, el próximo 17 de diciembre cumple 96 años y mantiene intactas su pasión por el saber y el conocimiento y su curiosidad por la vida.







Ramiro nació en Murcia en 1923 y se trasladó a Tudela en el año 1965. De padre barcelonés, madre murciana y abuelos cordobeses, afirma que sus primeros recuerdos se sitúan en Milán, donde vivió desde los tres a los diez años, edad en la que se traslada a Barcelona. Ramiro y su familia residieron en la Ciudad Condal algo menos de un año, hasta que a su padre le surgió la posibilidad de trabajar en una editorial en París. Allí vivieron durante ocho años, periodo tras el cual, Ramiro se trasladó a Madrid para estudiar Derecho en el Casón de San Bernardo. Después estudió Literatura italiana en Perugia (Italia).

Su vida profesional ha estado ligada a una empresa de fabricación de aparatos electrónicos y consumo y, también, a las traducciones. Desde que se jubiló, hace 20 años, aprovecha su tiempo cultivando su conocimiento, ayudando a los demás y realizando actividad física.
En la actualidad, dedica el tiempo a estudiar cursos en la UNED de Tudela, a recibir clases de alemán, al voluntariado como profesor de castellano en la Cruz Roja y a disfrutar de la naturaleza y de las calles mientras pasea.

- ¿Cuál es el secreto para mantener despierta la curiosidad por el conocimiento?

Diría que existen tres claves: ejercitar la memoria con actividades como los cursos e idiomas, la actividad física y el deseo de mantener viva la memoria, de aprender y de escribir. Hay muchas personas que a cierta edad desconectan. Mi opinión es que no hay edad para dejar de sentir curiosidad, para dejar de estudiar. No comprendo el hecho de que las personas no sientan la misma curiosidad que yo.




- ¿Siempre ha sentido inquietud y pasión por el conocimiento?

Cuando tan solo era un niño, me regalaban libros, no juguetes, porque se dieron cuenta que disfrutaba mucho leyéndolos. En este sentido me gustaría recalcar que, a la hora de estudiar, es muy importante valorar si te interesa o no lo que estás estudiando ya que si te interesa, acabarás encontrando el camino.

- Además de todo esto, es  usted voluntario en Cruz Roja. Cuéntenos...

Sí, enseño Castellano a inmigrantes africanos, subsaharianos y magrebíes. Para mí supone un acto heroico venir hasta aquí sin saber lo que les espera, son unos héroes. Además, tienen un grandísimo interés por aprender.

- ¿Qué regalo le pediría a la vida?

No pediría ninguno, me siento muy premiado, tanto por el hecho poder dedicar tiempo a estas personas como por mi salud. No tengo derecho a ser enormemente feliz cuando existen personas que pasan hambre, que no pueden proteger a sus familias o que no tienen derecho a la educación o a la salud, entre otras muchas cosas.

"No hay edad para dejar de estudiar, no hay edad para dejar de sentir curiosidad"


Fuente: UNED España


martes, 19 de noviembre de 2019

Lo que importa es la edad que siento

Hijo de campesinos, José Saramago nació en Portugal, en el pueblo de Azinhaga, el 16 de noviembre de 1922. Su origen tendría una gran influencia en su pensamiento y sus ideas a lo largo de toda su vida. Murió el 18 de junio de 2010, hace ahora nueve años. Nos dejó una gran cantidad de libros; al rededor de 20 novelas, varios diarios, memorias, muchos ensayos, obras de teatro, crónicas, relatos, poesía…) y de palabras inmensas que reflejan su pensamiento.

Recogemos aquí uno de sus poemas más bellos sobre la vejez:






Frecuentemente me preguntan que cuántos años tengo… ¡Qué importa eso!. Tengo la edad que quiero y siento. La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso. Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso, o lo desconocido. Tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos. ¡Qué importa cuántos años tengo!. No quiero pensar en ello. 

Unos dicen que ya soy viejo y otros que estoy en el apogeo. Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice, sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte. Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso, para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos. 

Ahora no tienen por qué decir: Eres muy joven, no lo lograrás. Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo. Tengo los años en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos, y las ilusiones se convierten en esperanza. Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada. Y otras en un remanso de paz, como el atardecer en la playa. ¿Qué cuántos años tengo? No necesito con un número marcar, pues mis anhelos alcanzados, mis triunfos obtenidos, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones rotas… valen mucho más que eso. 

¡Qué importa si cumplo veinte, cuarenta, o sesenta!. Lo que importa es la edad que siento. Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos. Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos. ¿Qué cuantos años tengo? ¡Eso a quién le importa!. Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento.

José Saramago 



lunes, 18 de noviembre de 2019

Eckhart Tolle: Cómo evitar la negatividad

¿Podría una emoción negativa contener también un mensaje importante? Por ejemplo, si a menudo nos sentimos deprimidos, puede ser una señal de que algo anda mal en nuestra vida y puede forzarnos a observar nuestra situación vital para hacer algunos cambios positivos. Por tanto, necesitamos escuchar lo que la emoción nos está diciendo y no rechazarla simplemente como negativa.

Las emociones negativas recurrentes a menudo contienen un mensaje, igual que los síntomas y enfermedades. Pero cualquier cambio que hagamos, ya tenga que ver con nuestro trabajo, con nuestras relaciones o circunstancias que nos rodea, será sólo un parche a menos que surja un verdadero cambio en nuestro nivel de conciencia. Y para ello, sólo hay una cosa fundamental: volverse más presente. Cuando alcanzamos cierto nivel de presencia, no necesitamos la negatividad para decirle lo que es necesario en nuestra vida. Pero mientras la negatividad esté ahí, ÚSALA. Úsela como una especie de brújula que te guíe y recuerde como estar más presente.







  • ¿Cómo podemos evitar que nazca en nosotros la negatividad y cómo nos podemos librar de ella cuando aparece?


Como decíamos anteriormente, evita que surja estando completamente presente. Siempre que te des cuenta de que ha surgido alguna forma de negatividad en ti, mírala no como un fracaso sino como una señal útil que te dice: “Despierta. Sal de la mente. Vive el presente”.
Eckhart Tolle siempre hace referencia a una novela de Aldous Huxley titulada La Isla, donde cuenta la historia de un náufrago en una isla remota separada del resto del mundo. Esta isla contiene una civilización única. Lo inusual de ella es que sus habitantes, al contrario de los del resto del mundo, son realmente cuerdos. La primera cosa que el hombre nota son unos papagayos coloridos encaramados en los árboles, que continuamente cotorrean las palabras “Atención. Aquí y Ahora. Atención. Aquí y Ahora”. Estas palabras se las han enseñado los isleños para que les recuerden constantemente mantenerse presentes.

Así que siempre que sienta la negatividad surgiendo en ti, causada por un factor externo, por un pensamiento o por nada en particular de lo que seas consciente, mírala como una voz que te dice “Atención. Aquí y Ahora. Despierta”. Incluso la más leve irritación es significativa y debe ser reconocida y observada; en caso contrario, habrá una acumulación de reacciones no observadas. Como dijimos antes, puedes ser capaz de soltarla una vez te des cuenta de que no quieres tener este campo de energía dentro de ti y de que no sirve para nada. Pero entonces asegúrate de que la suelta completamente. Si no puedes hacerlo, acepta que está ahí y pon tu atención en ese sentimiento, como señalamos anteriormente.


Como alternativa a abandonar una reacción negativa, puedes hacerla desaparecer imaginando que te haces transparente a la causa externa de la reacción. Te recomendamos que practiques esto al principio con cosas pequeñas, incluso triviales. Por ejemplo, pensemos que estás sentado/a tranquilamente en casa. De repente se oye el sonido penetrante de la alarma de un auto al otro lado de la calle. Surge la irritación. ¿Qué sentido tiene la irritación? Ninguno en absoluto. ¿Por qué la creaste? No lo hiciste, fue la mente. Fue totalmente automático, totalmente inconsciente. ¿Por qué la creó la mente? Porque tiene la creencia inconsciente de que tu resistencia, experimentada como negatividad o infelicidad de alguna forma, disolverá en alguna medida la condición indeseable. Esto, por supuesto, es un engaño. La resistencia que creas, la irritación o ira en este caso, es mucho más perturbadora que la causa original (alarma) que estas tratando de disolver.


Todo esto puede transformarse en práctica espiritual. Siéntete a ti mismo/a volviéndote transparente, como volátil, sin la solidez de un cuerpo material. Ahora permite que el sonido, o lo que sea que cause la reacción negativa, pase a través de ti. Ya no golpeará una “pared” sólida dentro de ti.


Practica con cosas pequeñas primero. La alarma del auto, el perro que ladra, los niños que gritan, la congestión de tráfico. En lugar de tener un muro de resistencia dentro de ti que es golpeado constante y dolorosamente por las cosas que “no deberían estar sucediendo”, deja que todo pase a través de tu "transparencia" .


¿Alguien te dice algo con la intención de molestarle?. En lugar de tener una reacción negativa inconsciente, como ataque, defensa o repliegue, permite que pase a través de ti. No ofrezcas resistencia. Es como si ya no hubiera nadie ahí que pudiera ser herido. Eso es el perdón.

De esa manera ahora serás invulnerable. Puedes decirle a esa persona de todos modos que su conducta es inaceptable, si eso es lo que escoges hacer. Pero esa persona ya no tiene el poder de controlar tu estado interior. Estarás entonces en tu propio poder, no en el de la otra persona, y tampoco estarás gobernado por tu mente. Se trate de una alarma de auto, una persona descortés, una inundación, un terremoto o la pérdida de cosas materiales, el mecanismo de resistencia es el mismo.





Habrás escuchado alguna vez la frase: “pon la otra mejilla”, que un gran maestro de la iluminación usó hace dos mil años. Estaba tratándonos de comunicar simbólicamente el secreto de la no resistencia y la no reacción. En esa afirmación, como en todas las otras que hizo, se refería sólo a su realidad interior, no a la conducta externa de su vida.
Bibliografía:

Poder del Ahora (Eckhart Tolle)



sábado, 7 de septiembre de 2019

Tu cabello manifiesta tus pensamientos


El cabello es una extensión de nosotros mismos/as, este es la  manifestación física de nuestros pensamientos; lo mismo sucede con los pensamientos de la madre Tierra, podemos verlo en su  constante crecimiento de cabello de hierba y flores; los mismos que desde tiempos ancestrales fueron usados por los pueblos indígenas con fines medicinales y rituales de curación física y espiritual o en rituales  sagrados.



Según los pueblos indígenas, nuestro cabello es la extensión física de nuestros pensamientos, nos brinda la dirección a lo largo de nuestra vida; cada uno de nuestros cabellos nos representa a nosotros mismos, son puntos de conexión fuertes tanto de nuestro cuerpo como de nuestro espíritu. En todos los pueblos de la tierra existen cuentos o leyendas en donde el cabello juega un papel crucial en el destino de los protagonistas, por ejemplo aquellas historias que cuentan sobre los hechiceros o brujas que emplean el cabello de una persona para causarle daño, aunque no es el cabello en sí lo que usan para ese propósito sino las emociones que lleva dentro.




Los hombres y mujeres de gran sabiduría han llevado el cabello largo; en cambio en los lugares donde se ha presentado la tiranía en cualquiera de sus formas el cabello corto ha sido obligatorio y este, junto a otros factores ha culminado con la derrota espiritual y física de los pueblos.
El cabello tiene su propio lenguaje y carácter, y la forma en que sea peinado es sumamente importante para quién lo porte, por ejemplo:

- La raya en medio representa la alineación del pensamiento.
- La trenza la unidad del pensamiento con el corazón.
- El cabello suelto significa seguridad.
- El cabello recogido representa la  convicción.

Actualmente las personas se peinan sin conocer el significado de sus acciones el estilo en que se use el cabello es importante pues haciendo a un lado la vanidad o practicidad, la forma en que uno lleve el cabello repercutirá directamente sobre nuestro estado de ánimo.

Adentrándonos al pensamiento de los pueblos indígenas encontraremos que la forma de llevar peinado el cabello era de suma importancia pues de esta manera se describía y anunciaba su participación en diversos eventos: matrimonio o guerra, alegría o duelo. A través del cabello y los tocados que se llevaba sobre él se podía saber la madurez de las personas, su estatus en la sociedad o los tiempos de paz y guerra.

Los peinados eran como las estaciones; cambiaban en ocasiones públicas, privadas y ceremoniales. El cabello representaba los pensamientos y el estado espiritual del individuo; mostrando los vínculos y la unidad espiritual de su familia y definiendo la armonía cultural y el alineamiento espiritual de su comunidad.

El cabello representaba los estados de la naturaleza, fluían en línea recta como las cascadas o eran ondulados como el agua del río. A los niños indígenas se les enseñaba a lavar y enjuagar el cabello. El cuidado de sus cabellos era tan importante como el mantenimiento de su salud física y espiritual; también se les enseñaba a crear los peinados rituales usando madera, huesos, plumas o piedras como tocados.

El cabello que se caía o quedaba acumulado en los peines era recogido y mantenido en una bolsa; al llegar la luna llena las mujeres se reunían en una ceremonia y ofrecían el registro de sus sentimientos e ideas acumuladas en el cabello caído a los espíritus del fuego, tierra y aire para que fueran bendecidos; posteriormente las ofrendas de cabello eran colocadas en el fuego sagrado y los pensamientos y emociones de cada una de ellas se elevaban junto a sus oraciones a través del humo y el viento hasta llegar a la luna.

Para los pueblos indígenas el cortar el cabello no solo representaba el corte de la corriente de su pensamiento sino en algunos casos una deshonra. Una guerrero con el cabello cortado en la batalla no tendría lugar en el seno de sus ancestros pues no tenía alma, ni recuerdos ni corazón. Automáticamente se convertiría en un espíritu gris atrapado entre los mundos. En las enseñanzas de muchas tribus indígenas el cortar el cabello representaba un proceso de duelo o la proximidad con la muerte. El cabello era un elemento místico en todas ellas. No permitían que nadie tocara su cabello sin su permiso.

Como podemos ver, el cabello era de suma importancia para los pueblos indígenas por muchas razones y aunque en la actualidad tales prácticas han desaparecido casi por completo nunca es demasiado tarde para re-aprender y re-aprehender todo aquello que nuestros ancestros nos han enseñado.

Leyenda sobre la importancia del cabello largo

Desde hace mucho tiempo, pueblos de diferentes culturas, no cortan su cabello, porque es una parte de lo que son.

Hubo civilizaciones que cuando  eran conquistadas o esclavizadas, les cortaban su cabello como un signo de esclavitud, impotencia y humillación.
Los huesos de la frente son porosos y su función es de transmitir la luz a la glándula pineal, que afecta la actividad cerebral, así como a la tiroides y a las hormonas sexuales.
Se cuenta que cuando Ghenghis Khan conquistó China, él sabía que los chinos eran un pueblo inteligente y que no se dejarían subyugar. Por lo tanto, hizo que todas las mujeres en el país se cortaran el pelo y usaran flequillo, él sabía que iba a servir para hacerlas tímidas y fácilmente controlables.
Así como tribus y sociedades enteras fueron conquistadas, el corte de pelo se hizo tan frecuente que la importancia del cabello se perdió después de unas pocas generaciones, y los peinados y la moda llegaron a ser el foco.

Cuando al cabello se le permite alcanzar su máxima longitud, entonces, fósforo, calcio y vitamina D son producidos, y entran en el líquido linfático y finalmente al líquido cefalorraquídeo a través de dos conductos en la parte superior del cerebro. Este cambio iónico hace a la memoria más eficiente y conduce a una mayor energía física, mayor resistencia y estoicismo.




Si decides cortar el pelo, no sólo se perderá esta energía extra y nutrientes, si no que tu cuerpo deberá proporcionar una gran cantidad de energía vital y nutrientes para que vuelva a crecer el cabello perdido.
Además, los cabellos son las antenas que recogen y canalizan la energía del sol o (prana) a los lóbulos frontales, la parte del cerebro que se utiliza para la meditación y la visualización.
Estas antenas actúan como conductos para lograr una mayor cantidad de energía sutil, energía cósmica. Se tarda aproximadamente tres años desde la última vez que se cortó el pelo para formar nuevas antenas en las puntas del cabello.

Cabello mojado

Cuando te recoges el cabello húmedo, tenderá a disminuir y apretar un poco, e incluso romperse mientras se seca.
Lo ideal es  sentarse al sol y permitir que tu cabello limpio y húmedo se seque de forma natural y absorba parte extra de vitamina D.
Los yoguis recomiendan lavar el cabello cada 72 horas (o más frecuentemente si el cuero cabelludo suda mucho). También puede ser beneficioso lavarse el pelo después de estar molesto o enojado, para ayudar a procesar las emociones.

Peine de madera

Los yoguis también recomiendan el uso de un peine de madera o un cepillo para peinarse el cabello, ya que ofrece una gran cantidad de circulación y la estimulación en el cuero cabelludo, y la madera no genera electricidad estática, lo que provoca una pérdida de energía del cabello hacia el cerebro.
Si te peinas desde la frente hacia atrás, de atrás hacia delante, y luego varias veces hacia la derecha y hacia la izquierda, te refrescará, no importa el largo de su pelo. Todo el cansancio del día se habrá ido.
Para las mujeres, se dice que el uso de esta técnica para peinar el cabello dos veces al día puede ayudar a mantener la juventud, un ciclo menstrual saludable y buena vista.

Si eres  calvo/a, la falta de energía del cabello puede ser contrarrestada con meditación. Si estás encontrando algunas hebras de plata (canas) en el cabello, ten en cuenta que la plata o el color blanco aumentan el flujo de energía y vitaminas para compensar el envejecimiento.
Para la salud del cerebro, a medida que envejece, trata de mantener tu pelo lo más sano y natural como sea posible.

Se dice que cuando permites que tu pelo crezca en toda su longitud y lo enrollas en la corona de la cabeza, la energía del Sol, el prana (energía vital), baja por la columna vertebral.

Por tanto como ves, tu pelo no es algo casual... Tiene un propósito definido... Cuídalo !!