jueves, 18 de julio de 2019

Las relaciones de pareja se definen en la infancia


Las experiencias vividas durante la infancia crean patrones de conducta que afectan a la vida con respecto a las relaciones de pareja, amistad o laborar y podrían producir problemas de confusión de roles familiares.

Un niño que no puede resolver las frustraciones durante su infancia desarrolla una sensación de inseguridad la cual aumenta conforme crece y sigue experimentando las mismas dificultades en la vida que enfrentó cuando era pequeño.





Memoria de la falta de amor durante la infancia

Si el niño/a experimentó falta de amor por parte de sus padres durante su infancia es posible que en sus relaciones de pareja busque una solución para resolver su soledad y compensar las carencias afectivas que tuvo mientras crecía.
Este comportamiento conduce al fracaso de la relación de pareja porque responsabiliza a la pareja de hacerlo feliz y lo culpa por no serlo mientras que la responsabilidad de ser feliz no es de su pareja sino de él (ella) mismo(a).
Estas exigencias de querer sentirse amado para sustituir el amor que le faltó durante su infancia no le permite amar maduramente a su pareja.
En vez amar a la persona que escoge como compañera tiende a protegerse en ella para evitar sentirse temeroso, rechazado o falto de amor.

Síntomas que reflejan dependencia afectiva

  • Necesidad una continua y obsesiva cercanía de la otra persona.
  • Inseguridad constante respecto al futuro.
  • Sentimiento de inferioridad o de no sentirse a la altura para estar con la otra persona.
  • Miedo obsesivo al desamor.
  • Sentimiento constante de culpa si no hay totalidad de atención hacia la pareja.
  • Aceptación de sufrimientos psicológicos y físicos por miedo a perder la relación.
  • Predominio de sentimiento de ansiedad constante.




Conocer y examinar los problemas que se acarrean de la infancia antes de entablar una relación seria, ayuda al individuo a estabilizar las emociones y a reflexionar sobre los sentimientos de miedo, angustia, dolor, rabia y desconfianza que pudo haber causado traumas. Abre las puertas de la liberación emocional del individuo y le prepara para poder mantener relaciones maduras, equilibradas y sanas.

Las memorias bloqueadas, son las que muchas veces nos impiden ser felices por eso es muy aconsejable enfrentar esos traumas sin temor y no bloquearlos en nuestra mente porque al hacerlo creamos barreras a nuestro alrededor que nos hace desconfiados, con temor a ser criticados o juzgados y ese miedo no nos deja ser felices con la pareja.

Muchas parejas se casan y el hombre asume el rol de padre y la esposa de hija o viceversa, el hombre el rol de hijo y la mujer el rol de madre y esa confusión de roles no los deja ser felices como parejas pues ninguno de los dos toma la responsabilidad que tienen en la relación sentimental.
Generalmente tendemos a buscar y a reproducir todo aquello que nos es familiar, que hemos visto desde los primeros años de vida. Son esquemas de comportamiento que aprendidos desde la niñez dejan una impronta profunda en cada ser humano.
Desde luego, es un gran error confundir el amor con la dependencia y las relaciones tóxicas. Esto puede suceder sobre todo cuando la autoestima es baja y se busca la aceptación y el amor de los demás incluso comprometiendo la propia dignidad.

La persona emocionalmente dependiente acepta desprecios y maltrato como algo normal y tiende a sentirse atraído por personas que aparentan una gran seguridad en sí mismas y que tienen una personalidad dominante. Tristemente, el dependiente emocional no ha conocido lo que es el amor genuino entre dos personas que se respetan y se intercambian afecto, tiene dificultad en tomar las riendas de su vida y espera que aparezca esa persona especial que le hará feliz y acabará con su soledad y angustia vital.

Hay comportamientos que son señales claras de relaciones poco sanas y que pueden ir transformando gradualmente en una dependencia peligrosa, como por ejemplo la posesión, la manipulación, la falta de respeto, los celos morbosos, la inseguridad y el maltrato. Se trata de señales que reflejan el miedo de no ser amados o aceptados como somos. Por este motivo se cae en situaciones de dominación y sumisión en las que cada uno busca controlar el otro para asegurarse una aparente estabilidad con un falso afecto y atención que se puede transformar en una dependencia, en una “droga”.

El secreto que nos recomienda una sana psicología es el de construir una relación de pareja buscando y desarrollando la mejor parte de nosotros mismos y eligiendo personas que sean compatibles y deseosas de desarrollar lo mejor de sí mismos en el respeto, la estima sincera, la atención, la comprensión, la aceptación y el afecto verdadero.

El entorno adecuado es el que favorece un amor de donación y apertura y respeto al otro.
Saber amarnos y estimarnos a nosotros mismos es una base sana para poder amar y estimar al otro y para iniciar la búsqueda de una pareja y, al encontrarla, establecer una relación de pareja que sea sana.

Nadie dijo que la relación de pareja es algo fácil, pues un hombre y una mujer que se encuentran en sus vidas de adultos, traen consigo memorias buenas o malas de su infancia.


Ambos provienen de diferentes tipos de padres que los criaron en formas distintas, muchas veces con otras costumbres y tradiciones. Sin embargo, ambos son adultos y deben ser conscientes de que deben tomar las riendas en la relación para ser felices olvidándose de lo que vivieron cuando aun no estaban juntos o trabajando para superarlo.
"Los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan".

Oscar Wilde

miércoles, 10 de julio de 2019

Wayne Dyer: Lo que hay dentro cuenta


A Wayne Dyer le gustaba utilizar en sus conferencias la metáforas como estrategia de aprendizaje y sistema de conocimiento. Una de las más conocidas es "la metáfora de la naranja". Así lo explicaba en una de sus entrevistas:






"Me encanta la naranja. Una naranja es una simple metáfora: coges la naranja, la exprimes tanto como puedes y te preguntas ¿Qué saldrá?, ¿qué es lo que sale cuando exprimes una naranja? Zumo de naranja. Siempre, sin importar cuántas veces la exprimas, saldrá zumo de manzana. Nunca sacarás zumo de uva de la naranja, jamás. Lo único que sacarás de la naranja es su jugo de naranja. Y la siguiente pregunta es ¿Por qué? ¿Por qué cuando exprimes una naranja tan fuerte como puedes solo sale jugo de naranja?


Yo hice esa misma pregunta una vez en Canadá: había una niña pequeña sentada justo en la fila de enfrente y dijo ¡Vaya tontería! Dijo ¡Eso es lo que lleva DENTRO! ¡TIENE que salir! Y yo dije Claro, ¡esa es la respuesta! ¡eres muy inteligente! Ella sonrió, pensó que su respuesta era genial… Pero es que esa es la verdad. La razón por la que el jugo de naranja sale cuando la exprimes es porque es lo que tiene dentro.


Ahora extiende la metáfora. Alguien te exprime a TI. Es decir, alguien dice algo sobre ti que no te gusta. Alguien se comporta contigo de un modo que te hace sentir ofendido/a y presionado/a. Alguien hace algo o te dice algo y tú te sientes mal y de dentro de ti… sale ira, odio, amargura, tensión, miedo, ansiedad, estrés. E inmediatamente piensas: La razón por la que todo eso sale de mí es por cómo él me dijo esto o por la manera en que ella dijo eso o porque ellos me hicieron aquello.


Pero la realidad es que lo que sale es lo que está dentro. Y si no te gusta lo que está dentro puedes cambiarlo. Está claro que a veces otras personas pueden hacerte cosas, esto ocurre todo el tiempo, pero lo que ocurre en tu vida es tu responsabilidad… Tú vives tu vida desde dentro y lo que la gente te haga no importa, lo que importa es cómo tú reaccionas a lo que la gente te hace. Eso es lo que diferencia a una persona plenamente funcional y una víctima. Así es cómo funciona la vida.





Es como cuando pasan cosas malas por ahí fuera, tú puedes, o bien extraer una lección de ello… Para mí no existen los accidentes en un universo perfecto, solo hay lecciones. Todo lo que ocurre es una lección, y puede que aprendas de ella o que te conviertas en víctima de ella. No puedes dar lo que no tienes. Suena ridículo, ¿verdad? Pero es más de lo que llega a tus ojos mientras lo lees: No puedes dar lo que no tienes. La gente que no es buena dando amor, no puede dar amor porque no tienen para darlo.


Si quiero darte una docena de naranjas, no puedo darte esas doce naranjas a no ser que vaya y las coja por ahí. Esto es así prácticamente para todo en nuestra vida: no puedes dar amor para otros si no tienes amor en tu corazón para dar. Si lo que tienes en él es rabia, si lo que tienes en él es miedo, entonces es eso lo que vas a dar en tu vida".

Con esta sencilla metáfora, Dyer nos da una gran lección: cada vez que respondemos con ira o miedo cuando alguien nos pone contra las cuerdas, sin importar quién es la persona, es porque, de cierta forma, estamos externalizando lo que ya tenemos dentro.


No se refería a que debemos sufrir pasivamente cuando los demás nos presionan o manipulan, se refería a que debemos ser mucho más conscientes de nuestras reacciones y comprender de dónde provienen realmente.


Se refería a que en muchas ocasiones atribuimos nuestro enfado, ira, rencor, angustia, agobio, ansiedad, hastío o frustración a los demás cuando a veces, esos sentimientos ya se encontraban dentro de nosotros y esa persona solo los ha amplificado. A veces, las actitudes, palabras y comportamientos de los demás son solo un diapasón con el que hacemos resonancia.


De hecho, es bastante común que cuando estamos nerviosos, cualquier comportamiento de nuestra pareja o hijos termine irritándonos, cuando en otras situaciones esos comportamientos simplemente pasarían desapercibidos. A veces, cuando alguien nos aprieta, lo que sale de nosotros es lo que hemos alimentado durante todo el día o quizá por años.

Dyer decía:«No siempre se puede controlar lo que sucede en el exterior. Pero siempre se puede controlar lo que sucede en el interior«.


Debemos comprender que, en el fondo, la asertividad emocional a quien más nos beneficia es a nosotros mismos. La ira, la desilusión, la indefensión, el rencor y la culpa, entre otros, son emociones y sentimientos compresibles y válidos, pero alimentarlos terminará haciéndonos más daño que bien. En su lugar, deberíamos esforzarnos por cultivar un estado de paz interior y equilibrio mental. Debemos recordar que lo que hay dentro de nosotros cuenta, y mucho... Al fin y al cabo somos AMOR, nuestra esencia es amorosa sólo se encuentra escondida y encubierta por pensamientos erróneos...






domingo, 23 de junio de 2019

Louise Hay: El Universo ama la gratitud

Louise Hay fue sin duda una de las grandes precursoras del movimiento del Nuevo Pensamiento, autora de los grandes best-sellers  de autoayuda y crecimiento personal más conocidos en todo el mundo . Si duda nos dejó un valerosísimo legado, nos habló del valor del perdón como acto liberador, de la importancia de conectar con nosotros mismos y de vivir en el presente, de la comprensión y compasión de la educación que recibimos de nuestros padres, y del amor como motor de vida. En artículos anteriores hemos hablado de la Ley de atracción, del poder de nuestros pensamientos y cómo lo que pensamos tiene una influencia directa en nuestra vida. Hoy os mostramos unos extractos de  una entrevista en la que  la gran autora Louise L. Hay se manifiesta al respecto de la Ley de Atracción: 





CREER EN TI


"Hay algo muy poderoso en mirarte a tus propios ojos y aceptarte a ti mismo, o en mirarte y darte cuenta de que te rechazas a ti mismo/a cuando intentas decirte algo positivo. Una buena manera de empezar a creer en ti es levantarte por la mañana, ir al espejo y, esto es complicado para muchas personas, pero, te miras en el espejo y dices: "Te quiero, de verdad te quiero". Para empezar esto puede ser muy difícil para muchas personas, porque se ponen a pensar en todas las cosas que ellos piensan que hacen mal. Pero si puedes empezar tus días diciendo esto, es muy poderoso". 

VISUALIZAR




"Hacer afirmaciones positivas es como plantar una semilla en la tierra. No tienen por qué ser ciertas en el momento en que las haces, pero tú quieres que lo sean. Así que pones la semilla en la tierra, la plantas y esperas a que crezca. Bueno, por si acaso, plantas tres semillas (ríe). Pero esperas de ellas que crezcan. No esperas a que pasen dos días y escarbas en la tierra diciendo ¿Qué está pasando?; sino que esperas que las semillas crezcan porque sabes que siguen un proceso y que crecerán si están en el suelo adecuado y tienen la suficiente humedad".

SER AGRADECIDO 

"La gratitud es muy importante. Yo diría que el Universo ama la gratitud. Cuanto más agradecido estás por el bien que hay en tu vida, mayor es el bien que obtienes para sentirte agradecido. Es como si alguien te hace un regalo y dices ¡Ay! ¡Qué horror! Lo odio, no me gusta el color... no me sienta bien.... Esa persona nunca más te volverá a hacer otro regalo. Pero si dices, ¡Oh, es maravilloso! Gracias, me encanta: es genial...; esa persona probablemente querrá comprate un regalo cada vez que vea algo que crea que te puede gustar. Con el Universo pasa lo mismo: le encanta la gratitud." 

ESCUCHAR A TU CORAZÓN

"Hay muchas cosas que puedes hacer para ser más consciente de lo que ocurre dentro de ti. Como muchas de nuestras creencias son subconscientes y no somos conscientes de ellas, son creencias que se nos inculcaron cuando éramos niños, lo que podemos hacer es tomarnos un tiempo para explorarlas. 

Siempre digo que un buen ejercicio es tomar una gran hoja de papel y poner Lo que pienso sobre... cualquier tema que se te ocurra, y simplemente escribir todas las cosas que piensas, sin importar si suenan bien o mal. Simplemente escríbelas, mira cuántas son positivas, cuántas negativas y trata de convertir las negativas en positivas".



CONFIAR

"Uno de los pensamientos que yo tengo en mi vida es que solo el bien me acompaña. Y he estado diciendo esto desde hace muchos años. Así que realmente a mí no me importa ni me preocupa lo que ocurra en mi vida, porque sé que será bueno".


En el siguiente enlace podréis encontrar la entrevista a Louise completa, en inglés:  Entrevista Louise Hay

jueves, 20 de junio de 2019

Origen emocional de las hernias

La hernia es una hinchazón de tejidos blandos o un órgano saliente a través de la pared muscular, ahí donde existe un punto débil que permite esta salida.

Por ejemplo, las de los bebés suelen estar vinculadas con una mala cicatrización del cordón umbilical después de su corte. Esta hinchazón puede expresar el rechazo como bebé de dejar el tierno nido materno y la resistencia a nacer.


En el adulto, puede representar un gran deseo no expresado de romper con una situación o una persona que me es desagradable y con la cual me siento comprometido. Esto puede referirse a una ruptura de mi pareja provocada por mí o mi cónyuge y que tengo dificultad en aceptar.

¿Te parece pesada la vida que llevas?

También puede expresar un autocastigo porque me culpo, sintiéndome impotente o incapaz de realizar ciertas cosas. Vivo así mucha frustración frente a mí mismo. Por el control de mi coacción, alcanzo un nivel en el cual todo explota o más bien “implota” dentro de mí. Visto que no he liberado exteriormente mi desamparo, debe hallar un modo de salir. La pared abdominal protege mis órganos internos y los mantiene en su lugar. Por consiguiente, la hernia en el músculo puede estar vinculada al deseo de guardar mi universo en su lugar sin permitir la liberación de la agresividad o expresiones más fuertes.






¿Te permites liberarlas? 

Puedo sentirme culpable de estar en este estado y me siento empujado y forzado a ir demasiado lejos, o intento cumplir mi objetivo de un modo excesivo. Hay un “impulso mental” o estrés que intenta brotar. Quieres salir de un estado o de una situación que no es agradable y en el cual te sientes obligado a quedarte. Se trata de cierta forma de autocastigo.




En una hernia discal, además de lo que significa una hernia, hay un derrame anormal de los líquidos, implicando, desde un punto de vista metafísico, las emociones. Hay también dolor en los nervios, implicando la energía mental y la culpabilidad. Todo esto indica un profundo conflicto afectando todos los aspectos de tu ser.  En la situación de la hernia discal, la palabra clave aquí es presión. Puedes sentirla al nivel de tus responsabilidades familiares, financieras, de tu trabajo, etc. Es como si ejerciera una presión sobre tí mismo sobrepasando tus límites, tomándote por alguna otra persona. Esta presión puede venir de ti, de los demás o de algún otro sitio. Tienes la sensación de estar solo/a en la vida y de no tener ningún apoyo, dudando en confesarlo a los demás y, sobre todo, a tí mismo/a. Lo cual te hace sentir preso/a e indeciso/a. 

A continuación realiza esta afirmación en un lugar tranquilo y sintiendo cada palabra:

Ahora me siento sostenido por la vida.
Me libero de cualquier culpabilidad o presión;
Me amo tal como soy. 
Hago lo mejor que sé y dejo el resto a Dios.
Ha llegado el momento de una nueva salida.
Necesito expresar mi creatividad.
Ahora, me permito ser yo mismo/a exteriorizándome más libremente.
Vivo más amor hacía mí y los demás porque sé “Quien Soy”...

AMEN

Así es ... Gracias Amado Universo






martes, 18 de junio de 2019

Cómo frenar la ansiedad anticipatoria

Podemos definir ansiedad anticipatoria como un proceso que se realiza a nivel mental, donde se imaginan consecuencias terribles ante una determinada situación que provoca estrés o inquietud. Cuando sentimos este tipo de ansiedad, se deja de prestar atención al presente para centrarnos en el futuro, algo sobre lo que no se tiene control, y en pensamientos donde la protagonista es la catástrofe.





La persona que tiene estos pensamientos acaba viviendo en un peligro constante del que no queda más remedio que protegerse. Se tiene, por tanto, una visión sesgada de la realidad que impide pensar y actuar con claridad. Si este tipo de pensamientos se hacen recurrentes, pueden acabar convirtiéndose en realidad,  algo que se conoce como profecía autocumplida.

Entre los síntomas que se pueden padecer cuando se tiene ansiedad anticipatoria se encuentran: mareos, taquicardias, dolor en el pecho y  sensación de haber perdido el control de la situación. 

¿Cómo frenar la ansiedad anticipatoria? 

Tiene consecuencias muy negativas sobre las personas, ya que en ocasiones llega a paralizar hasta el punto de generar bloqueos que impiden llevar una vida normal. Es necesario  entender este trastorno  y, para conseguirlo, hay que llevar a cabo una serie de ejercicios:

Pon freno y aplaza tus pensamientos negativos: 

Intenta desechar los pensamientos negativos de tu cabeza. Si no es posible, céntrate en las tareas que tengas que hacer y déjalos para más adelante. De esta manera, tus emociones no se verán afectadas y te sentirás más confiado/a. 




Entrena con las situaciones que te dan miedo: 

Si te expones de manera progresiva a aquello que te da miedo, tu ansiedad irá disminuyendo poco a poco. La solución no es evitar para siempre lo que te hace sentir temor, sino ir afrontando pequeños retos que te puedan llevar a superar tus miedos más profundos. 


                             Aprende a desdramatizar
Dale un toque de humor a tu vida en lugar de pronosticar tanta catástrofe. No todo lo que ocurre tiene porqué ser malo porque no te centras en lo bueno

Ejercita el arte de vivir en el presente: 

Este tipo de ansiedad aparece porque hay un exceso de futuro en tu vida. Por tanto, si entrenas el vivir en el presente, vas a estar más calmado/a. Prácticas como el mind fulness o la meditación te pueden ayudar a vencer tu ansiedad anticipatoria. 

                             Consecuencias negativasLa ansiedad anticipatoria no solo tiene efectos sobre la mente, también sobre el cuerpo porque puede causar náuseas, vómitos, o diarrea otra de las consecuencias es la aparición de temblores inestabilidad, tartamudeo o dificultad para concentrarse. Asimismo, puede causar fuertes dolores de cabeza tensión muscular.


Practica algún tipo de ejercicio que te haya que te haga sentir bien:  

El ejercicio también te puede ayudar a dejar atrás la ansiedad de una vez y es muy recomendable. Cuidarás tu cuerpo y tu salud mental.



     

martes, 11 de junio de 2019

No sucumbas al ego de otros


No reaccionar y caer ante el ego de los otros es una de las maneras más eficaces de superar nuestro propio ego, y también de disolver el ego colectivo humano.


Pero, solo podemos estar en un estado de no reacción si somos capaces de reconocer que la conducta de alguien viene del ego, que es una expresión de la disfunción colectiva humana.

Cuando nos damos cuenta de que no es algo personal, ya no existe la compulsión de reaccionar como si lo fuera.




De esta manera y en muchas ocasiones al no reaccionar ante el ego, seremos capaces de hacer aflorar y despertar en otros la cordura, que es la conciencia no condicionada, a diferencia de la condicionada.

En ocasiones, tendremos que tomar medidas prácticas para protegernos de personas profundamente inconscientes. Podremos hacerlo sin convertirlas en nuestros enemigos. Por tanto, nuestra mayor protección es sin duda, ser conscientes.

Una persona se convierte en enemigo si personalizas la inconsciencia que es el ego, es decir, si nos damos por aludidos a aquello que percibimos del otro como un ataque.

No pienses que no reaccionar es un signo de debilidad, todo lo contrario, es un signo de fuerza.


Otra palabra para la no reacción es el perdón. Perdonar es pasar por alto, o más bien mirar más allá del ego para ver la cordura que hay en todo ser humano, que es su esencia.

Eckhart Tolle

viernes, 24 de mayo de 2019

Dolor de rodillas: Origen emocional


La rodilla es una de las articulaciones más importante de la pierna. Esta articulación carga el peso del cuerpo en la posición en pie y es necesaria para caminar sin cojear, para subir y bajar escaleras, para sentarse, para trepar, etc.

Desde la bioneuroemoción, un dolor en la rodilla o un problema que perjudique una de sus funciones es señal de una falta de flexibilidad en la forma de enfocar el porvenir. Es un dolor que suele manifestarse en las personas que son orgullosas o testarudas y que no quiere doblegarse ante las ideas o los consejos de los demás. Son personas que se ocasionan más perjuicios que beneficios con esa actitud inflexible porque se impiden encontrar medios más fáciles para hacer frente a su futuro. Si el dolor es ocasionado por la artrosis, véase también esta enfermedad.

emociones rodilla





Falta fluidez, resistencia 
al cambio, exceso de control.




Este dolor te está diciendo que no tengas miedo de perder el control. Recuerda que tu cuerpo siempre quiere advertirte de algo de lo que no eres consciente. No tienes por qué tener miedo a ser flexible y aceptar las ideas nuevas de los demás y permitir enfocar tu porvenir o el de aquellos a quienes amas de otra manera.

Tienes que asumir que doblegarte no quiere decir arrodillarte ante los demás o ser una persona sumisa. Es inflexibilidad que posees puede provenir del miedo a ser como uno de tus progenitores. Piensa que eres un ser distinto a tus padres y que, aun cuando existan similitudes, tú puedes dirigir tu vida a tu modo. Por otro lado, todos necesitamos algunas veces pedir ayuda a los demás.







  • Si tengo problemas en las rodillas debo interrogarme para saber si soy testarudo, rígido, orgulloso.


  • Si mis rodillas ya no responden: ¿vivo quizás un conflicto con la autoridad (jefe, padres, etc.)? ¿Tengo miedo de tomar cierta acción para ir hacia delante? ¿Tengo yo la sensación de que debo “doblar” en cierta situación o deba “doblarme” delante de alguien o algo?


  • Si tengo líquido a nivel de las rodillas es porque: me inhibo emocionalmente contra el flujo natural de los acontecimientos y debo fluir.


  • Si mis rodillas están lastimadas, se puede tratar de arrogancia, testarudez o una resistencia que hace que cualquier progreso y avance sea rígido o doloroso. También puede que me desvalorice, me disminuya frente a mi físico o mis marcas deportivas y entonces, hay muchas probabilidades de que me haga daño a las rodillas.


  • Si tengo inflamación o dolor: pueden indicar una rigidez frente a la autoridad o el sistema de leyes vigentes. Puedo tener con frecuencia la sensación que debo obedecer (ante un padre, un profesor, jefe, mi pareja etc.)

Fluyo fácilmente con el cambio, 
        mi vida esta guiada por lo divino.




Por tanto, si quiero eliminar las dolencias que afectan mis rodillas, debo aceptar abrirme al mundo que me rodea y aceptar que pueda tener que cambiar mi modo de ser en ciertos aspectos.

Si vivo frustración y culpabilidad porque me doy cuenta que siempre quiero tener razón y que mi deseo de imponerme es insaciable, me paro y me cuestiono sobre mis verdaderos valores para volver a lo esencial y para permitir volver a mi corazón en vez de dejar todas las decisiones a mi lado racional.