jueves, 17 de enero de 2019

Las emociones que alargan tu existencia

Aunque la mayoría de las veces podemos ser conscientes de los efectos perjudiciales que, sobre nuestra salud, tienen ciertas sustancias o alimentos tóxicos, no somos conscientes del efecto nocivo que tienen las emociones en nuestro cuerpo; las cuales sin duda, contribuyen a acelerar el proceso de envejecimiento.






Las últimas investigaciones científicas nos demuestran que por cada emoción que nuestro cuerpo experimenta hay una respuesta química que se corresponde con esa emoción, por lo que literalmente , nuestro cuerpo puede producir:  química que nos alarga la vida si las emociones son positivas; o bien,  química que nos resta energía vital o  años de vida.

Nuestro lado intuitivo es consciente de que el amor, la compasión, el perdón, la comprensión, etc. son emociones que suman años de vida.

La reconocida psicóloga y autora de algunos Best Sellers del New York Times Debbie Ford, habla de once grupos de emociones que están íntimamente relacionadas y que tienen un impacto desastroso en nuestras vidas. Estas son:

1. Sentirse herido, victimizado, impotente, culpable

2. Tristeza, autocompasión, arrepentimiento

3. Vergüenza, humillación, pena

4. Desesperanza, soledad, desesperación

5. Miedo, ansiedad, pánico

6. Ira, resentimiento, amargura

7. Odio, mezquindad, venganza

8. Celos, envidia, posesividad

9. Orgullo, sentirse mejor que los demás, querer hacer justicia por sus propios medios

10. Codicia, insaciabilidad, apetito o hambre emocional

11. Culpa, autoculparse, asumir falsa responsabilidad.



Cualquiera de estas emociones puede ocasionar toxicidad en el cuerpo físico y pueden ser metabolizadas como sustancias tóxicas causando inflamación en el organismo. Esta inflamación puede convertirse en el antecedente para una enfermedad física que puede desencadenar en una infección, lo que a su vez puede ser un agente que origine una predisposición a otras enfermedades, comprometiendo el sistema inmunológico.

El Dr. Deepak Chopra reconocido médico endocrinólogo, escritor y precursor de la medicina alternativa recomienda siete sencillos pasos que nos ayudarán a manejar las emociones tóxicas:


emociones toxicas


1. Toma responsabilidad por tus emociones. Si alguna persona es la causante de tus emociones toxicas podrías esperar toda la vida para que esa persona cambie de actitud, por lo que es importante que tomes responsabilidad por la forma como te sientes.

2. Se testigo de tus emociones. Cuanto más conscientes  eres de la sensación que experimentas más te conectas con la emoción.

3. Define la emoción, ponle una etiqueta: ¿Qué es esto que siento? Rabia, ira, odio, culpa, resentimiento…




4. Describe la emoción. Puedes escribir la historia completa de aquella situación que te ha provocado esa emoción tóxica. Describe que sucedió y cómo te sientes. Estudios han demostrado que llevar un diario en el que podamos relatar aquellas experiencias que nos han molestado y que han provocado emociones tóxicas puede mejorar el sistema inmunológico y nos ayudará a tener una visión más clara de las cosas.

5. Comparte tus emociones. Háblale a algún amigo/a o a alguien a quien aprecies o en quien confíes sobre tus emociones.

6. Prepara un ritual con la intención de liberar la emoción tóxica. Estas son algunas de las cosas que puedes hacer: 

  • Quema el relato que escribiste sobre la situación que género las emociones, o lánzalo al viento, o simplemente tíralo a la basura.
  • Haz ejercicios respiratorios, medita, golpea una almohada, haz algún tipo de ejercicio físico como por ejemplo trotar, correr, caminar. En definitiva, puedes realizar cualquier otra actividad que contribuya a relajar la tensión que el cuerpo ha acumulado como consecuencia de la emoción.
7. Celebra. Finalmente haz alguna cosa con la que disfrutes mucho, tomate una copa de champagna o quizás una de vino, cena fuera de casa en algún lugar agradable, disfruta de un masaje o simplemente sal a bailar. Cualquier actividad relajante que cambie la química que ha experimentado el cuerpo, por una más positiva.

Mantente siempre abierto a dar y recibir “la química del amor”, abre tu corazón a esos sentimientos que dan vida, que alargan nuestra existencia, a todos esos sentimientos que generan esas emociones que tienen la capacidad de alargar la edad: amor, perdón, compasión, tolerancia, comprensión…