lunes, 12 de diciembre de 2016

Un experimento para resucitar a los muertos ha sido suspendido en la India

Parece una historia sacada de una serie futurista, inquietante y extraña, pero es real. Tal como informa la revista  Science; el Consejo de Investigación Médica de la India (ICMR) ha desbaratado un controvertido experimento que intentaba traer de vuelta a la vida a víctimas de accidentes con muerte cerebral. El proyecto, llamado “ReAnima”, fue suspendido del registro de ensayos clínicos del país, según informa la web de la revista Science.





El cirujano ortopédico Himanshu Bansal, que trabaja en el Hospital Anupam, en Uttarakhand (India), informó hace unos meses, unos planes que estaba decidido a resucitar a 20 personas con muerte cerebral; es decir, pacientes cuyo cerebro está clínicamente muerto pero que no registra ninguna actividad y que son mantenidos con soporte vital, una serie de intervenciones que consistirían en poner inyecciones de células madre mesenquimales (células multipotenciales que pueden producir más de un tipo de célula especializada del organismo) y un cóctel de péptidos, una estimulación con láser transcraneal y otra eléctrica del nervio mediano, un nervio principal que se extiende desde el cuello hasta el brazo. 

Todas estas técnicas han demostrado mejorar la cognición en pacientes con lesión cerebral traumática. Bioquark, una empresa de biotecnología con sede en Filadelfia, Pensilvania (EE.UU.), había acordado igualmente, suministrarles los péptidos que se supone ayudarían a regenerar las células cerebrales.

Los investigadores creen que este tratamiento podría hacer algo así como “resetear o restaurar” el cerebro con un proceso similar al que se ve en algunos anfibios, capaces de regenerar una parte del cerebro incluso después de haber sufrido un trauma grave. Los pacientes serían buscados entre familias con alguna persona clínicamente muerta y que por creencias religiosas o inconvenientes médicos no fueran a donar sus órganos.

Estado de conciencia mínima

El Dr. Bansal quería traer personas con muerte cerebral de nuevo a un «estado de conciencia mínima» en el que los pacientes mostraran destellos de conciencia, como mover sus ojos para seguir objetos. Aunque hay poca evidencia de que las personas con muerte cerebral puedan recuperar dicha función, Bansal se aferraba a un número de casos descritos en la literatura médica de personas que parecen haber recuperado plena conciencia a partir de un estado de conciencia mínima. Pretendía obtener los primeros resultados este año 2017.

Otros investigadores se han mostrado muy escépticos respecto al éxito de Bansal, ya que la idea de “regresar” de la muerte cerebral no es tan sencilla. Los casos registrados pueden haber sido malinterpretados, al carecer de evidencias claras de muerte cerebral real, como pueden ser los casos de apnea. 

Igualmente, los científicos creen que el experimento ReANima puede no justificarse éticamente. Por un lado, porque la mezcla de las intervenciones no ha sido probada en modelos animales con anterioridad. Y además, en el hipotético caso de que el experimento tuviera éxito, hay que contar con el dolor emocional y el trauma que podrían sufrir los familiares.

Los doctores de este experimento dicen: «No somos unos doctores Frankenstein, trabajamos dentro de los límites del sistema nacional de salud», ya que habían recibido la autorización, ahora denegada, de un comité de expertos estadounidense e indio. A su juicio, el ensayo podría abrir la puerta a nuevas terapias para regenerar daños cerebrales en pacientes vivos en coma, y para tratar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.



Los responsables del proyecto, están intentando encontrar una vía para continuar con el experimento, si es necesario, fuera de India.



FUENTE: Science