jueves, 1 de agosto de 2019

Practica la gratitud y cambiarás los problemas por bendiciones

Quizás pensaste que la gratitud solamente es posible en tiempos de buena fortuna.; pero al contrario, la gratitud puede ser un modo de vida. La gratitud y la acción de gracias son cualidades del alma poco conocidas y ejercitadas. El cielo y la tierra escuchan y responden al alma de quien ha despertado y que alaba y da gracias. La alabanza es gratitud en acción. Practícala en tu hogar.

La gratitud conduce a la grandeza. Puede convertir lo que tienes en más que suficiente. El trabajo en alegría, el caos en orden, la incertidumbre en claridad.






Y traer la paz a un día que de otra manera hubiera sido caótico. ¿Y cuál es la manera más fácil de ser agradecido? Pues simplemente agradecer. Reconocer que las cosas buenas que hay en tu vida son la esencia de tu felicidad.
Veamos 10 principios de la gratitud y cómo nos afecta el practicarla.

1. Ser feliz no siempre te hará agradecido, pero ser agradecido siempre te hará feliz

  • Es casi imposible apreciar un momento y fruncir el ceño a la vez.
  • Ser feliz en este momento no significa que deseas más, significa que estás agradecido por lo que tienes y por lo que está por venir.

2. Cuanto más agradecido seas, más cosas atraerás para agradecer

  • Sé agradecido por lo que tienes y terminarás teniendo más.
  • Concéntrate en lo que no tienes, y nunca tendrás suficiente.

3. Nunca necesitarás más de lo que se te ha dado

  • Dicen que dar las gracias es la mejor forma de orar. En lugar de orar por las cosas, da gracias por lo que ya tienes.
  • Cuando la vida te da razones para ser negativo piensa en una razón para ser positivo. Siempre hay algo que agradecer.

4. La gratitud fomenta el verdadero perdón, que es el único con el que puedes decir sinceramente “Gracias por esa experiencia”

  • No tiene sentido condenar o arrepentirse de una lección de vida importante.
  • La gratitud da sentido al ayer, trae paz al presente, y crea una visión positiva para el futuro.

5. No olvides que la mayor gratitud no se queda simplemente en pronunciar palabras, hay que vivir en base a ellas todos los días

  • Lo más importante no es lo que dices, es cómo lo vives.
  • No te limites a hablar, muéstralo. No te limites a prometer, demuéstralo.

6. La gratitud lo incluye todo

  • Los días buenos te dan felicidad y los días malos te dan lecciones. Ambos son necesarios.
  • Todas las cosas han hecho que avances, debes incluirlas a todas en tu gratitud. Y esto es especialmente cierto en las relaciones. Todas las personas que pasan por tu vida, si les das la oportunidad, tienen algo que enseñarte.




7. El mayor homenaje a las personas y experiencias que has perdido no es el dolor, es la gratitud

  • Sólo porque algo no durara para siempre no significa que no fuera un regalo increíble.
  • Estate agradecido de que vuestros caminos se juntaran y tuvierais la oportunidad de experimentar algo maravilloso.

8. La gratitud incluye devolver

  • En el ajetreo de nuestra vida apenas nos damos cuenta que recibimos mucho más de lo que damos, y la vida no puede ser plena sin esa gratitud.
  • Es tan fácil sobreestimar nuestros esfuerzos en comparación con lo que debemos a la ayuda de los demás.

9. Desprenderse del control multiplica el potencial de gratitud

  • A veces damos demasiada importancia a controlar cada aspecto minúsculo de nuestras vidas, lo que nos hace perder el rumbo.
  • Aprende a dejarte llevar, relájate un poco y viaja por el camino por el que la vida te lleva. Experimenta algo nuevo, no tengas miedo, pero por encima de todo, sé tu mejor yo y estate orgulloso de ello. Limpiar tu vida de expectativas innecesarias te permitirá verdaderamente experimentar lo inesperado. Y las mayores alegrías de la vida son las que no se esperan.

10. Para ser verdaderamente agradecido debes estar en el presente

  • Párate y observa. Respira profundamente. Aquí y ahora.
  • A menudo olvidamos que el mayor milagro no es caminar sobre el agua. El milagro más grande es caminar en esta tierra verde y viva en el momento presente, apreciarlo y sentirse completamente vivo.

La vida debe ser vivida con un poco más de GRATITUD y un poco menos de ACTITUD”.


La gratitud es una práctica sagrada, una forma de conocer y agradecer a Dios. La gratitud eleva nuestros espíritus, cambia nuestra perspectiva y suaviza nuestros corazones. Cuando somos agradecidos, somos humildes, estamos despiertos y maravillados.


La gratitud nos ayuda a apreciar lo que sí tenemos en vez de enfocarnos en lo que no tenemos. ¿Alguna vez has sentido pena por ti mismo y luego te has encontrado con alguien mucho menos afortunado? Quizás con alguien que no tiene hogar, dinero o está severamente incapacitado. De repente, tus problemas se vieron muy pequeños y tu bendición muy grande.

Cinco maneras de vivir con gratitud

1. Enumera tus bendiciones, especialmente si te sientes triste.
2. Enciende una vela en tu casa para alguien.
3. Comienza un diario de gratitud. Cada día, antes de acostarte, anota de 5 a 10 cosas por las que sientes agradecimiento.
4. Haz que la gratitud sea parte de tu rutina diaria. Da gracias como parte de tu oración y meditación.
5. Ofrece actos de bondad al azar. Paga por el café de alguien. Ayuda a una persona a llevar sus provisiones. Da un consejo inesperado. Sonríe a los transeúntes.