martes, 11 de junio de 2019

No sucumbas al ego de otros


No reaccionar y caer ante el ego de los otros es una de las maneras más eficaces de superar nuestro propio ego, y también de disolver el ego colectivo humano.


Pero, solo podemos estar en un estado de no reacción si somos capaces de reconocer que la conducta de alguien viene del ego, que es una expresión de la disfunción colectiva humana.

Cuando nos damos cuenta de que no es algo personal, ya no existe la compulsión de reaccionar como si lo fuera.




De esta manera y en muchas ocasiones al no reaccionar ante el ego, seremos capaces de hacer aflorar y despertar en otros la cordura, que es la conciencia no condicionada, a diferencia de la condicionada.

En ocasiones, tendremos que tomar medidas prácticas para protegernos de personas profundamente inconscientes. Podremos hacerlo sin convertirlas en nuestros enemigos. Por tanto, nuestra mayor protección es sin duda, ser conscientes.

Una persona se convierte en enemigo si personalizas la inconsciencia que es el ego, es decir, si nos damos por aludidos a aquello que percibimos del otro como un ataque.

No pienses que no reaccionar es un signo de debilidad, todo lo contrario, es un signo de fuerza.


Otra palabra para la no reacción es el perdón. Perdonar es pasar por alto, o más bien mirar más allá del ego para ver la cordura que hay en todo ser humano, que es su esencia.

Eckhart Tolle