jueves, 14 de marzo de 2019

Cuidado con las películas mentales


Muchas veces en nuestra  vida cuando nos dejamos llevar por pensamientos negativos,  nos deprimimos, afectando nuestra tranquilidad emocional, y energía vital. En ocasiones no nos atrevemos a enfrentar una situación porque comenzamos a hacernos suposiciones negativas, sobre tal o cual cosa; nos imaginamos de manera errada, cuál será la respuesta a determinada situaciones o cual será el resultado, y no hay algo más perjudicial para nosotros. 


Las películas mentales con guión improvisado y donde las  suposiciones son  principales protagonistas nos llenan de miedos, prejuicios,  alarga más y más el sufrimiento y la ansiedad, condiciona nuestra actitud afectando nuestra vida diaria y nuestra relación con los demás, tan solo porque tememos enfrentarnos a algo, porque no sabemos los resultados.




El siguiente relato expone muy bien el concepto de lo que queremos transmitir: 

Un hombre quiere colgar un cuadro. El clavo ya lo tiene pero le falta el martillo. El vecino tiene uno. Así, pues, nuestro hombre decide pedir al vecino que le preste el martillo. Pero le asalta una duda: ¿Qué? ¿Y si no quiere prestármelo? Ahora recuerdo que ayer me saludó algo distraído. Quizás tenía prisa. Pero quizás la prisa no era más que un pretexto, y el hombre abriga algo contra mí. ¿Qué puede ser? Yo no le hecho nada; algo se habrá metido en la cabeza. Si alguien me pidiese prestada una herramienta, yo se la dejaría enseguida. ¿Por qué no ha de hacerlo él también? ¿Cómo puede uno negarse a hacer un favor tan sencillo a otro? Tipos como éste le amargan a uno la vida. Y luego todavía se imagina que dependo de él. Sólo porque tiene un martillo. Esto es el colmo.

Así nuestro hombre sale precipitado a casa del vecino, toca el timbre, se abre la puerta y, antes de que el vecino tenga tiempo de decir "buenos días", le grita furioso: ¡Por mí, puede meterse el martillo donde le quepa, egoísta! 




¡Cuidado! Suponer envenena el alma. Nuestro estado emocional influye sobre el pensamiento y nuestras experiencias!  Nuestro estado es el escenario en el que nos ocurre todo. ¡Cómo experimentamos el mundo, cómo sentimos lo que nos está ocurriendo, a veces, nos causa más daño que las desgracias reales que nos ocurren en la vida! 

martes, 12 de marzo de 2019

La Espiral de la Vida: Parte de nuestro crecimiento interior


Con el paso de los años, conforme maduramos y vamos teniendo más experiencia, la vida va desarrollándose en forma de espiral. Nadie lleva un camino recto. Nuestra vida transcurre en un camino de espiral.



Nuestro camino no transcurre en línea recta; es en espiral. Regresamos una y otra vez a las mismas cosas que creíamos haber entendido para ver verdades más profundas” Barry Gillespie

Vamos a entender mejor este concepto con un ejemplo:
En algún momento de nuestra vida podemos haber perdonado algo, incluso pudimos superarlo siguiendo nuestro camino; pero conforme pasan los años lo volvemos a enfrentar. Nos tropezamos de nuevo con esa situación pero en esta ocasión la gestionamos con una mirada distinta, con un enfoque o perspectiva diferente gracias a ese recorrido y experiencia anterior. A veces incluso tenemos que volver a perdonar a gente que nos lastimó, perdonarnos a nosotros mismos/as, o a una situación porque ahora lo vemos desde el otro lado de la espiral.




No sabemos cuándo vamos a tropezar de nuevo con algún recuerdo o una situación que nos hace revivir algún momento. Parte de nuestro crecimiento interior como seres humanos es precisamente poder girar en esa espiral, honrar la experiencia que vivimos, perdonar, sentir plenamente la emoción en el momento y seguir adelante.


El progreso no ha seguido una línea recta ascendente, sino una espiral con ritmos de progreso y regresión, de evolución y disolución.” Johann Wolfgang Goethe

Cuando te encuentres en una situación que te cause recuerdos incómodos, que te llenen de sentimientos encontrados de algo que viviste, piensa conscientemente que estás viviendo esta experiencia de la espiral de la vida. Justo en ese momento, respira profundamente y contesta las siguientes preguntas:

1 ¿Qué fue lo que pasó entonces? Sé honesto/a contigo mismo/a. ¿Cómo lo ves en este momento? ¿Tiene el mismo peso o lo ves diferente?

2 ¿Qué necesito hacer en este momento para honrar aquella experiencia?  ¿Qué puedes hacer para aceptar la experiencia tal cual, honrar lo que viviste y también ser auténtico/a en la nueva perspectiva? Analiza tu nueva perspectiva. ¿Hay algo de lo que viviste que no notabas anteriormente? Imagínate viendo la situación desde otro ángulo. Imagínate justo parado/a en una espiral, y viendo la situación quizás desde al lado de ese tramo de espiral. ¿Cómo te cambia la perspectiva ver la situación ahora?

3 ¿Necesito volver a perdonar a alguien? ¿Todavía sientes algún resentimiento? ¿Te mueve emociones volver a recordar aquella situación? Perdona.


4 ¿Qué es lo que sé ahora que no sabía en ese momento de mi vida? Ahora tienes más experiencia, has vivido más. Desde esa madurez que tienes ahora, ¿cómo cambia tu opinión, tus sentimientos al respecto?




5 ¿Cómo puedo usar esa parte de mi historia como algo positivo en mi camino de vida?. ¿Cómo puedes usar ese conocimiento para ayudar a otra persona que quizás está pasando por algo similar?

Ya sea una relación rota, algún trauma vivido o simplemente un recuerdo de tu infancia, podrás verlo de otra manera ahora que pasó el tiempo y tienes otra perspectiva. Podrás perdonarte a ti mismo/a y podrás perdonar a la persona o la situación.

Desde Luz Plena os hemos hablado en muchas ocasiones del PERDÓN. El perdón a veces es algo que tenemos que repetir conforme pasa el tiempo, no por la otra persona, sino egoístamente por nuestro propio bien. El perdón no es algo que tengamos que decirle a la otra persona. Es un proceso que uno/a tiene que vivir, experimentarlo y completarlo en su mente y en su corazón. No es necesario compartirlo con alguien pues, si ha pasado mucho tiempo desde lo que ocurrió, se puede causar más daño y volver a abrir situaciones innecesarias. El perdón ocurre cuando tienes la capacidad de perdonar sin tener que decírselo a la otra persona. Simplemente sintiéndolo en tu alma.
Si durante el proceso de revivir un recuerdo de tu pasado tienes sentimientos encontrados, apóyate en un diario. Exterioriza aquello que sientes escribiendo tus pensamientos y sentimientos al respecto. Saca todos tus pensamientos en el papel, y al final del ejercicio, vuelve a plantear la situación desde otra perspectiva, ahora viéndolo con otros ojos.


domingo, 10 de marzo de 2019

El sufrimiento cesa para quien es puro


El filósofo británico James Allen, decía: “El alma atrae aquello que secretamente alberga aquello que ama, y también aquello que teme; alcanza la cúspide de sus más preciadas aspiraciones, cae al nivel de sus más impuros deseos; y las circunstancias son los medios por los que el alma recibe lo que es suyo”.



"Las personas no atraemos aquello que queremos,sino aquello que somos"


Nuestros antojos, caprichos, y ambiciones se frustran a cada paso, pero son nuestros más íntimos pensamientos y deseos los que se alimentan de sí mismos, sean estos limpios o sucios.
La “divinidad que nos da forma” está dentro de cada uno de nosotros mismos/as; somos Nosotros Mismos. Nuestro Ser está maniatado sólo por sí mismo. Son el pensamiento y la acción los carceleros del destino, ellos nos apresan y reprimen si son bajos; por el contrario, son ángeles de Libertad y nos liberan, si son nobles.

Tarde o temprano nos damos cuenta de que somos labradores de nuestra propia alma, responsables de nuestro camino, constructores de nuestra vida. También descubrimos interiormente las leyes del pensamiento y comprendemos, cada vez con mayor exactitud, que las fuerzas del pensamiento intervienen en la edificación del carácter, circunstancias y destino.

El hecho de que el pensamiento crea nuestras circunstancias, es sabido por todo/a aquel que durante un periodo de tiempo ha practicado el control de sí mismo/a.

Es cierto que una persona no puede escoger directamente sus circunstancias, pero puede escoger sus pensamientos, y de ese modo, indirectamente, pero con certeza, dar forma a sus circunstancias. Mientras te pienses como un ser creado por las condiciones externas, seguirás siendo abofeteado/a por las circunstancias. Sólo cuando te des cuenta de que eres un poder creativo, y que puedes manejar las tierras y semillas de tu Ser de las que las circunstancias nacen, te habrás convertido en dueño/a de ti mismo/a.

La mayoría de las veces, aspiramos buenos fines que continuamente frustramos al estimularlos con pensamientos y deseos que no armonizan con ese fin. Es entonces, cuando emerge el sufrimiento como efecto de los pensamientos equivocados en alguna dirección. Esto es indicador de que el individuo está fuera de armonía consigo mismo y con la ley de su propio ser.

El sufrimiento cesa para quien es puro, pues un ser perfectamente puro e iluminado no puede sufrir. Una persona sólo empezará a ser pura cuando deje de lamentarse y maldecir, y comience a buscar la justicia oculta que gobierna su vida. Y al adaptar su mente a este factor primordial, cesará de acusar a otros como la causa de su situación, y se forjará a sí misma con pensamientos nobles y fuertes; dejará así de pelear contra las circunstancias, y empezará a utilizarlas como trampolín para progresar más rápido, y como un medio para descubrir el poder y las posibilidades ocultas dentro de sí.



jueves, 21 de febrero de 2019

El corazón tiene cerebro

Annie Marquier es licenciada en Ciencias Exactas (Matemática) e investigadora de la conciencia y  Psicología holística. Nació en Francia hace 72 años. Actualmente vive en Canadá.  Es de las autoras más importantes sobre espiritualidad y crecimiento interior tras haber vivido en los años 70 en la India donde trabajó en contacto con los grandes maestros espirituales, Sri Aurobindo y Jiddu Krishnamurti.
Para que conozcais mucho mejor su pensamiento os invitamos a leer esta entrevista que  concedió a Inma Sanchís para el diario La Vanguardia:






Creo que el ser humano lleva consigo un potencial extraordinario de conciencia, inteligencia, sabiduría y amor; descubrimientos científicos recientes lo constatan”.


- Doctora, usted ha manifestado que el corazón tiene cerebro. Es una metáfora, ¿no?
No. Se ha descubierto que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.

- ¿El corazón es inteligente?
Gracias a esos circuitos tan elaborados, parece que el corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro; y que puede aprender, recordar e incluso percibir. Existen cuatro tipos de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro en la cabeza.

- ¿ Cuál sería la primera?
La comunicación neurológica mediante la transmisión de impulsos nerviosos. El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias.

- ¿Significa eso que el corazón puede influir en nuestra manera de pensar?
Puede influir en nuestra percepción de la realidad y por tanto en nuestras reacciones.

- Segunda conexión...
- La información bioquímica mediante hormonas y neurotransmisores. Es el corazón el que produce la hormona ANF, la que asegura el equilibrio general del cuerpo: la homeostasis. Uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés y producir y liberar oxitocina, la que se conoce como hormona del amor.

- Tercera...
- La comunicación biofísica mediante ondas de presión. Parece ser que a través del ritmo cardíaco y sus variaciones el corazón envía mensajes al cerebro y al resto del cuerpo.

- Cuarta...
- La comunicación energética: el campo electromagnético del corazón es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el del cerebro. Y se ha observado que cambia en función del estado emocional. Cuando tenemos miedo, frustración o estrés se vuelve caótico.

- ¿Y se ordena con las emociones positivas?
Sí. Y sabemos que el campo magnético del corazón se extiende alrededor del cuerpo entre dos y cuatro metros, es decir, que todos los que nos rodean reciben la información energética contenida en nuestro corazón.

- ¿A qué conclusiones nos llevan estos descubrimientos?
El circuito del cerebro del corazón es el primero en tratar la información que después pasa por el cerebro de la cabeza. ¿ No será este nuevo circuito un paso más en la evolución humana?

- ¿...?
Hay dos clases de variación de la frecuencia cardíaca: una es armoniosa, de ondas amplias y regulares, y toma esa forma cuando la persona tiene emociones y pensamientos positivos, elevados y generosos. La otra es desordenada, con ondas incoherentes.

- ¿Aparece con las emociones negativas?
Sí, con el miedo, la ira o la desconfianza. Pero hay más: las ondas cerebrales se sincronizan con estas variaciones del ritmo cardíaco; es decir, que el corazón arrastra a la cabeza. La conclusión es que el amor del corazón no es una emoción, es un estado de conciencia inteligente.
El cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza centros superiores de percepción completamente nuevos que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas. Este nuevo circuito no pasa por las viejas memorias, su conocimiento es inmediato, instantáneo, y por ello, tiene una percepción exacta de la realidad.

- Parece ciencia ficción...
Está demostrado que cuando el ser humano utiliza el cerebro del corazón crea un estado de coherencia biológico, todo se armoniza y funciona correctamente, es una inteligencia superior que se activa a través de las emociones positivas.

- Pues parece que nadie lo utilice...
Es un potencial no activado, pero empieza a estar accesible para un gran número de personas.

- ¿Y cómo puedo activar ese circuito?



Cultivando las cualidades del corazón: la apertura hacia el prójimo, el escuchar, la paciencia, la cooperación, la aceptación de las diferencias, el coraje...

- ¿Santos las 24 horas?
Es la práctica de pensamientos y emociones positivas. En esencia, liberarse del espíritu de separación y de los tres mecanismos primarios: el miedo, el deseo y el ansia de dominio, mecanismos que están anclados profundamente en el ser humano porque nos han servido para sobrevivir millones de años.

- ¿Y cómo nos libramos de ellos?
Tomando la posición de testigos, observando nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos, y escogiendo las emociones que nos pueden hacer sentir bien. Debemos aprender a confiar en la intuición y reconocer que el verdadero origen de nuestras reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior, sino en nuestro interior.

- Ya.
Cultive el silencio, contacte con la naturaleza, viva periodos de soledad, medite, contemple, cuide su entorno vibratorio, trabaje en grupo, viva con sencillez. Y pregunte a su corazón cuando no sepa qué hacer.



martes, 19 de febrero de 2019

6 Formas de aumentar tu Luz


Todos los seres humanos somos portadores de luz pero lo hemos olvidado y por eso vagamos en las sombras. Existen muchas formas de hacer crecer nuestra luz, nuestra conciencia y magnetismo:





1. CUIDA TUS HÁBITOS ALIMENTICIOS

Una de las formas más básicas de permitirnos crecer en la luz es cuidar nuestros hábitos alimenticios. Ingerir alimentos de alta vibración nos permite iluminar nuestro cuerpo como receptáculo de nuestra luz y así podemos aumentar la frecuencia de la vibración y por ende nuestro ser lumínico.




2. VIVE EL PRESENTE

Otra manera es viviendo en el presente. Parece algo  fácil pero es lo más difícil de la vida porque estamos tan habituados a quedarnos enganchados en situaciones del pasado y vivir planificando el futuro, que nuestra  presencia en el presente es muy escasa. Aprender a estar en el aquí y el ahora y poner cada uno de nuestros sentidos, nuestra mente y nuestra alma en el hoy es una tarea a impepinable para adquirir conciencia.

3. NO DERROCHES TU ENERGÍA

Si queremos recargarnos de  luz lo ideal es no despilfarrarla y eso es otra tarea ardua porque vivimos derrochando continuamente nuestra energía. Vivimos distraídos/as con el afuera y se nos va la vida ocupándonos que lo que pasa en el exterior, de los hijos, la casa, el trabajo, las noticias, la vida social, el aparentar, el mantener la imagen, el chismorreo, la ira…  Es tanto lo que abarca en  nuestros sentidos todo lo externo que gastamos una energía capaz de hacer volar un avión comercial.

4. NO OLVIDES QUE EL SEXO ES UN ACTO SAGRADO

Cuida tu energía sexual. El sexo desordenado es la manera más común de perder la luz o la energía. Haz del sexo  algo sagrado. Si tuvieras conciencia de la gran herramienta para el crecimiento que te fue dado al poder realizar el acto sexual no promoverías el libertinaje sexual. La verdad es que a todos/as nos enseñaron que el sexo era para reproducirse, para pasarlo bien y nadie nos dijo que era un instrumento sagrado. Infórmate al respecto y recuerda que cada vez que estás íntimamente con alguien estás compartiendo tu luz.

5. REGÁLATE TODOS LOS DÍAS UNOS MINUTOS DE MEDITACIÓN


Medita. Este es  el instrumento más potente para ir ganando luz. Medita todos los días y  libérate a través de ella de todo lo innecesario para tu crecimiento espiritual. Despójate de esas capaz de prejuicios, estereotipos; corta los resentimientos y emociones nocivas y camina ligero/a. Elévate  sobre esa humanidad imperfecta que, a veces, impide salir tu divina luz. Medita, no como quien cumple un deber o rutina, sino como un regalo que te haces cada día.




6. DISFRUTA Y LLÉNATE DE NATURALEZA

Otra principal fuente de luz es la naturaleza. Camina descalzo/a por el prado, la tierra, la arena de la playa;  báñate en un río, lago o en el mar y disfruta del eterno Sol. Respira profundamente el aire puro y déjate fluir.  Déjate acariciar por el viento, las hojas de los árboles y embriágate del perfume de las flores. Acaricia a todo ser viviente con la mirada, ya sea una mariposa, un gatito o un gusano que se desliza por una hoja.  Se consciente de que todos los reinos están entrelazados.


Y sobre todas las cosas invoca a la Luz, llámala para que no se aleje de ti.



martes, 12 de febrero de 2019

Nuestra salud no es rentable para la industria farmacéutica

La investigación en la salud humana no debería depender en absoluto de la rentabilidad y lucro económico de las Industria Farmacéutica.
Es desalentador como resulta más rentable actualmente y a largo plazo mantener a las personas permanentemente enfermas y dependientes de medicamentos que alivien los síntomas pero que no curan definitivamente perpetuando así la enfermedad.
Veamos lo que al respecto, el bioquímico Richard J. Roberts, Premio Nobel de Medicina 1993, expone en una entrevista al Diario La Vanguardia de España:





- Sr. Roberts, actualmente la industria farmacéutica quiere servir a los mercados de capital como cualquier otra industria....
- Sí, pero se nos olvida que no es cualquier otra industria: estamos hablando de nuestra salud y nuestras vidas y las de nuestros hijos y millones de seres humanos.

- Pero si son rentables, investigarán mejor.
- Si sólo piensas en los beneficios, dejas de preocuparte por servir a los seres humanos.

- ¿Por ejemplo?
- He comprobado como en algunos casos los investigadores dependientes de fondos privados hubieran descubierto medicinas muy eficaces que hubieran acabado por completo con una enfermedad...

- ¿Y por qué dejan de investigar?
- Porque las farmacéuticas a menudo no están tan interesadas en curarle a usted como en sacarle dinero, así que esa investigación, de repente, es desviada hacia el descubrimiento de medicinas que no curan del todo, sino que cronifican la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría que desaparece cuando deja de tomar el medicamento.



- Es una grave acusación.
- Pues es habitual que las farmacéuticas estén interesadas en líneas de investigación no para curar sino sólo para cronificar dolencias con medicamentos cronificadores mucho más rentables que los que curan del todo y de una vez para siempre. Y no tiene más que seguir el análisis financiero de la industria farmacológica y comprobará lo que digo.
- Hay dividendos que matan Sr. Roberts...
- Por eso le decía que la salud no puede ser un mercado más ni puede entenderse tan sólo como un medio para ganar dinero. Y por eso creo que el modelo europeo mixto de capital público y privado es menos fácil que propicie ese tipo de abusos.

- ¿Un ejemplo de esos abusos?
- Se han dejado de investigar antibióticos porque son demasiado efectivos y curaban del todo. Como no se han desarrollado nuevos antibióticos, los microorganismos infecciosos se han vuelto resistentes y hoy la tuberculosis, que en mi niñez había sido derrotada, está resurgiendo y ha matado este año pasado a un millón de personas.

- ¿No me habla usted  Sr. Roberts del Tercer Mundo?
- Ése es otro triste capítulo: apenas se investigan las enfermedades tercermundistas, porque los medicamentos que las combatirían no serían rentables. Pero yo le estoy hablando de nuestro Primer Mundo: la medicina que cura del todo no es rentable y por eso no investigan en ella.

- ¿Los políticos no intervienen?
- No se haga ilusiones: en nuestro sistema, los políticos son meros empleados de los grandes capitales, que invierten lo necesario para que salgan elegidos sus chicos, y si no salen, compran a los que son elegidos.

- De todo habrá.
- Al capital sólo le interesa multiplicarse. Casi todos los políticos -, y sé de lo que hablo, dependen descaradamente de esas multinacionales farmacéuticas que financian sus campañas. Lo demás son palabras.

miércoles, 6 de febrero de 2019

Las emociones ocultas del tabaquismo


Si hay algo que todos sabemos, es que el tabaco está vinculado y afecta directamente a los pulmones; símbolo de vida, de libertad, autonomía y comunicación entre nuestro Yo y el Universo.




El tabaquismo está considerado como una forma de protección, un “velo” que generalmente permite ocultar angustias profundas en el consumidor. La persona afectada por el tabaquismo cree protegerse rodeándose de una pantalla de humo que le impide ver la verdad.
De una manera inconsciente el cigarrillo colma muchas necesidades pendientes de su infancia: primeras tomas de pecho, calor, amor, afecto de la madre.
La persona fumadora llega a encender los cigarrillos sin darse cuenta de ello, sin ser consciente, sin pensar, es una costumbre, un gesto automático, una manía que se ha hecho muy importante para ella.





¿Por qué nacen todas estas emociones?

Según la  bioneuroemoción, las personas fumadoras necesitan equilibrar esa ansiedad y carencias afectivas. Necesitan encontrar “la paz de su madre”, la seguridad  de ésta. La lactancia materna es reconocida por médicos y pedagogos como la primera experiencia de amor más intensa e íntima en el ser humano y tiene como resultado el desarrollo de actitudes positivas como la seguridad y la independencia afectiva.

Por el contrario, la carencia de este vínculo pude generar en algunas personas la decisión de compensar de forma indirecta su carencia afectiva a través de una sensación de placer oral, buscando de forma inconsciente la expresión de sentirse amado y aceptado.

Fuma como huida, como una forma de evadir las situaciones desagradables . Es más fumar que tomar decisiones y dar solución a los problemas. Pero este humo hace que sus decisiones estén aún más nebulosas.

El tabaco aumenta el ritmo cardíaco y actúa como estimulante.
Si eres una persona enganchada al tabaco, pregúntate: ¿Cuáles son las decisiones que no consigo tomar y que hace vida triste y sosa? El primer paso condicionante para cualquier rehabilitación será:

  • Identifica tus necesidades auténticas.
  • Acepta comunicar más y de un modo más fácil.

Si quieres dejar de fumar, sería importante que hallaras la causa emocional a la cual está vinculada esta costumbre, lo cual facilitará mucho el cese. Entonces verás más claramente lo que realmente quieres en la vida y tus necesidades estarán colmadas en armonía con tu verdadera esencia. Tu Yo más auténtico.






Las terapias grupales también podrán ayudarte a crear una correcta identificación de situaciones de riesgo potencial que servirán como trampolín para disminuir recaídas logrando experimentar un sentido de pertenencia y apoyo enriquecedor verdaderamente significativo.